Olimpia dio un gran golpe de autoridad en el superclásico. Hirió al rival en momentos claves y con goles de Richard Sánchez y Néstor Camacho, castigó 2-0 a Cerro Porteño. El Decano se apoyó en una gran labor táctica y un Alfredo Aguilar infranqueable.

El Decano ganó merecidamente el superclásico. Lo planteó de manera ambiciosa en el primer tiempo. Sacó la ventaja necesario y desesperó a un Cerro muy anunciado, que a pesar de todo se las ingenió para generar ocasiones de peligro real. Alfredo Aguilar, el guardameta franjado se puso una vez más el traje de superhéroe y fue decisivo para que los de Garnero tomen posesión de la cima.

Olimpia presionó bien alto de entrada. Obligó al rival a desprenderse rápido del balón y en el mediocampo se lo “comió” con Sánchez y Ortiz. En teoría, Cerro entró con cuatro hombres en el medio, pero no fue así. El chico Blas Franco fue una sombra por izquierda, fue superado totalmente por el contexto, mientras que Novick solo juega con balón y es uno menos para recuperar.

En cambio, en el Decano, tanto Cardozo como Mendieta, aprendieron a hacer sombras por lo menos. La excelencia táctica del Sub 19 para cubrir espacios también fue determinante, ya que se paró por izquierda y no lo dejó pasar casi a Raúl Cáceres hacia el ataque.

Lo de Cerro en la primera etapa fue muy claro. Al ser superado, al idea era pescar un error y lanzarse de contragolpe. Diego Churín aguantó todo como siempre, pero Jorge Benítez no estuvo a su altura y desperdició ocasiones muy propicias.

El chico Franco tuvo para consagrarse a los 11 minutos, pero tras una pared con Churín, se asustó ante Alfredo Aguilar y le remató directo al cuerpo. Imponente como siempre el guardameta decano.

Aunque pasará para la anécdota, antes de los 20 minutos, Marcos Cáceres le cometió un penal a Néstor Camacho, por un empujón evidente. Éber Aquino consideró un forcejeo normal y desató por un momento la furia de los franjeados.

Tras una superioridad notoria en gran parte del primer tiempo, Olimpia encontró en la magnífica pierna derecha de Richard Sánchez, la llave para ir abriendo la puerta de la victoria.

A los 38 minutos, Hernán Novick protagonizóp un despeje insólito al medio, cuando el equipo iba saliendo. Como Olimpia estaba acorralando al rival, la pelota se estacionó en los pies del “Cachorro” Sánchez, quien no dudó para sacar un derechazo, imposible para Silva.

Olimpia se quedó con el primer superclásico del segundo semestre. Foto: Fernando Riveros.
Olimpia se quedó con el primer superclásico del segundo semestre. Foto: Fernando Riveros.

En la complementaria, Cerro entró con otro actitud. Zubeldía metió a Óscar Ruiz y sacó al chico Franco, que había pasado prácticamente desapercibido.

De a poco, el Ciclón fue replegando al rival y aunque no tuvo demasiadas variantes, se las ingenió para encontrar ocasiones propicias para el empate. “Conejo” Benítez estuvo más errático que nunca. Tras un centro perfecto de Arzamendia, que cayó al área chica, el delantero azulgrana cabeceó directo al cuerpo de un monumental Aguilar, que siempre sabe el momento exacto para esperar y achicar.

Un poco más tarde, Alfredo Aguilar volvió a darle respiro al Decano. Óscar Ruiz conectó un gran pase largo de Palau y remató de primera, pero el portero franjeado sacó nuevamente, de manera poco ortodoxa, pero muy efectiva.

Daniel Garnero no quería saber nada de arriesgar. Metió a tres zagueros, uno de ellos por obligación, pero tuvo la sapiencia de jugarse por José Lezaguizamón, quien ingresó de volante defensivo, configurando el dibujo de un 4-4-1-1, a un 4-1-4-1, que le dio más solidez.

La desesperación de Cerro lo hizo tomar argumentos erróneos y de tanto insistir con pelotas largas, alguna tenía que ser peligrosa. A los 93', tras un enredo en el área, la pelota le quedó en el área a Nelson Haedo. El “León” remató como pudo, pero Alfredo Aguilar, el hombre milagroso puso la pierna y salvó el empate.

Aguilar, siempre inteligente, sacó rápido y de esa jugada se vino el 2-0 final. José Leguizamón se visitó de talentoso. Le ganó en velocidad a Marcos Cáceres y sirvió para que Camacho anote su nombre una vez más en la historia de los superclásicos.

Olimpia lo ganó merecidamente y ahora es el nuevo líder del Clausura.

Detalles del partido

Estadio: Defensores del Chaco

Árbitro: Éber Aquino

Asistentes: Eduardo Cardozo y Milciades Saldívar

Cuarto árbitro: Jorge Mercado

Goles: 38′ Richard Sánchez y 93′ Néstor Camacho (O).

Amonestados: Arzamendia, Novick, Rojas, Palau y Cáceres (CP); Ortiz, Mendieta y Sánchez (O)

Alineaciones:

Cerro Porteño: Antony Silva; Raúl Cáceres, Marcos Cáceres, Juan Escobar (74′ Jorge Rojas) y Santiago Arzamendia; Blas Franco (46′ Óscar Ruiz), Rodrigo Rojas, Marcelo Palau y Hernán Novick; Jorge Benítez (61′ Nelson Haedo) y Diego Churín.

Olimpia: Alfredo Aguilar; Sergio Otálvaro, Darío Verón (61′ Juan Patiño), Jorge Arias e Iván Torres; Fernando Cardozo, Richard Sánchez, Richard Ortiz y William Mendieta (65′ José Leguizamón); Néstor Camacho; Roque Santa Cruz (79′ Sergio Vergara)