Con mucha autoridad, Olimpia ganó (1-0) el clásico blanco y negro, para seguir cómodamente en lo más alto del torneo Clausura. El Decano ni se despeina en la cima, le saca nuevamente 4 puntos al escolta, Cerro Porteño y 10 unidades al Gumarelo, que prácticamente se despide de la lucha.

El primer tiempo fue intenso, con una dinámica impresionante, en el que Olimpia predominó, por ideas más claras y mayor ambición. El Decano hizo lo de siempre, que es intentar asfixiar desde el inicio, buscando siempre el gol tempranero que desequilibre todo.

Libertad fue más, pero eso no significó que tuvo poca ambición. Si bien puso solamente a Óscar Cardozo, jugó al error del Franjeado, para intentar dañar de manera punzante, principalmente con los extremos, Bareiro y Espinoza, más el desequilibrio de siempre del chico Iván Franco.

La variedad de recursos ofensivos de Olimpia siempre marcan diferencias. Si bien no estuvo Camacho, Ortega se supo adaptar para ser la dupla de Santa Cruz y si no aparecía Mendieta, siempre estuvo para mostrarse el chico Fernando Cardozo o el colombiano Sergio Otálvaro, de enorme recorrido y desbordando constantemente a Candia, quien sufrió la presencia de dos ofensivos por su sector.

El Gumarelo tiene un gran defecto y es que es muy previsible en sus ataques. Por el medio la pelota transita con demasiada lentitud y no siempre tiene espacios para dañar con los hombres por fuera, principalmente con Bareiro, el que siempre tiene algo distinto para aportar.

Fernando Cardozo en un par de oportunidades y Ortega tuvieron sus chances para que el local se ponga frente al marcador. El chico siempre aparece bien, pero le cuesta ser concreto y letal.

A pesar de que no manejó el contexto del primer tiempo, el Gumarelo tuvo chances clarísimas, dos veces en los pies de Matías Espinoza, muy tibio a la hora de definir y un cabezazo de Antonio Bareiro, tapado de manera espectacular por Alfredo Aguilar.

El inicio de la complementaria fue casi idéntica y tras una presión incesante, acorralando totalmente a Libertad, Olimpia llegó al primero. Un par de centros laterales, y un enredo en el área, el goleador Jorge Ortega olfateó un rebote y castigó dentro del área chica, para poner el 1-0.

Eduardo Villalba, DT del Gumarelo, hizo variantes muy ofensivas, pero no consiguió claridad, ni mucho menos ideas. Jorge Recalde solo aportó errores e imprecisiones, Salgueiro se perdió en la lucha y “Pájaro” Benítez fue el que más aportó en desequilibrio individual.

De a poco el tiempo fue consumiendo a Libertad, que en un mar de nervios, cayó en constantes equivocaciones, y sin crear ocasiones claras para empatar.

Olimpia controló bien el trámite, descansó en los pies del “Willy” Mendieta y supo respirar también con la calidad y tranquilidad que aporta Roque Santa Cruz en la parte de arriba.

Ya sobre tiempo de adición, Antolín Alcaraz vio la roja en la visita, que en esa jugada demostró toda su impotencia. El zaguero le perdió la paciencia al partido y se llevó pelota y pierna del Mendieta.

Con la victoria, el Franjeado se acomoda plácidamente en la cima y aunque falta mucho, le sacó diez puntos a Libertad.

Detalles del juego

Estadio: Para Uno

Árbitro: Éber Aquino

Asistentes: Milciades Saldívar y Juan Zorrilla

Cuarto árbitro: Gedidias Zacarías

Gol: 49′ Jorge Ortega (O)

Amonestados: Mendieta, Ortiz, Ortega, Cardozo y Otálvaro (O); Cardozo y Benítez (L)

Expulsado: 93′ Antolín Alcaraz (L)

Alineaciones:

Olimpia: Alfredo Aguilar; Sergio Otálvaro, Juan Patiño, José Leguizamón, Sergio Vergara (85′ Hernesto Caballero); Fernando Cardozo (64′ Iván Torres), Richard Sánchez, Richard Ortiz, William Mendieta; Jorge Ortega y Roque Santa Cruz (89′ Julián Benítez). DT: Daniel Garnero.

Libertad: Carlos Servín; Alan Benítez, Antolín Alcaraz, Luis Cardozo, Salustiano Candia; Matias Espinoza (74′ Édgar Benítez), Egidio Arévalo, Ángel Lucena, Antonio Bareiro (59′ Jorge Recalde); Iván Franco (80′ Juan M. Salgueiro); Oscar Cardozo. DT: Eduardo Villalba.