Con capacidad para 45.000 personas en gradas y palcos, sin contabilizar aún cuantas podrían entrar a nivel del campo, el remodelado estadio del club Cerro Porteño es por lejos el escenario ideal para la ceremonia de beatificación de la Venerable María Felicia de Jesús Sacramentado.

Chiquitunga, como mejor se conoce a la Carmelita Descalza que falleció en el año 1959 y a quien desde entonces se le atribuyen milagros y favores recibidos, está en el proceso de ser beatificada, confirmación que se aguarda llegue en cualquier momento desde el Vaticano.

Es por eso que la Conferencia Episcopal Paraguaya, encabezada por el Arzobispo de Asunción Edmundo Valenzuela, formó una comisión para comenzar a trabajar en la organización de la ceremonia, prevista para mayo próximo.

Una de las tareas tiene que ver con el lugar en el que se realizará la fiesta santa, razón por la cual este martes los miembros de la Comisión visitaron la Nueva Olla es, escenario que el propio presidente de Cerro había dicho meses atrás que sería perfecto para la ceremonia.

De hecho, fue el mismo Juan José Zapag quien ofició de anfitrión y dirigió el recorrido por las instalaciones del estadio, mostrando a los visitantes cada uno de los sectores, brindándoles detalles sobre el sistema de control y seguridad.

Juntos estudiaron los potenciales lugares en donde podrán instalarse el altar, el retablo (entre 9m de alto y 7 de ancho) que está preparando el artista Koki Ruiz con cuentas de rosario, así como los espacios que también podrían ser ocupados para que ingrese la mayor cantidad de personas.

Haedo y su familia compartieron unos minutos con los miembros de la Comisión. Foto: CEP.
Haedo y su familia compartieron unos minutos con los miembros de la Comisión. Foto: CEP.

Camino a la beatificación

En noviembre del año pasado, los siete miembros de la Comisión Teológica de causa de los santos aprobaron un milagro (un bebé que nació sin signos vitales fue encomendado a ella y revivió) atribuido a la monja paraguaya, lo que dio pie a que se inicie el proceso de beatificación.

María Felicia, nacida en Villarrica el 12 de enero de 1925, trabajó desde muy joven dentro de la iglesia. Se unió a la Acción Católica y, pese a que disfrutaba de salir a catequizar, decidió tomar los hábitos en una orden contemplativa (Carmelitas Descalzas). Es decir, consagrada a la oración dentro de un convento.

Fue allí donde, cuatro años después de haber cumplido su sueño de ingresar al Carmelo, Chiquitunga falleció víctima de una enfermedad. Los años pasaron, la gente comenzó a encomendarse a ella y recibió favores, hasta que en 1997 se abrió el proceso de beatificación y canonización.

Diariamente, decenas de personas acuden a Chiquitunga a pedir y agradecer. Foto: Fernando Riveros.
Diariamente, decenas de personas acuden a Chiquitunga a pedir y agradecer. Foto: Fernando Riveros.

Cerebro incorrupto

Al Monasterio de las Carmelitas Descalzas de Asunción (Nuestra Señora del Carmen y San Rafael), llegan a diario decenas de personas. Al lado de la iglesia fue construido un oratorio que no solo tiene un pequeño ataúd con los restos de Chiquitunga sino también una pequeña urna en donde se encuentra el cerebro de la monja fallecida el 28 de abril de 1959.

El mismo es incluso considerado un milagro, pues se encuentra petrificado sin que jamás se le haya realizado ningún tratamiento para evitar que sufra la descomposición natural. Lo habían encontrado en ese estado en 2012, cuando realizaban una limpieza de los restos óseos de la Venerable.

Actualmente, es uno de los símbolos de admiración y veneración en la capilla, cuyas puertas están abiertas todos los días de 6:00 a 18:00. Mientras que el 28 de cada mes se realiza una misa (18:30) en memoria de Chiquitunga, que casi siempre finaliza con testimonios de personas que atribuyen milagros a la monja paraguaya.