La aplicación Whatsapp anunció este viernes que postergará una modificación en sus normas sobre intercambio de información luego de que usuarios de este servicio de mensajería propiedad de Facebook huyeran hacia rivales como Telegram o Signal.

La aplicación para teléfonos inteligentes, de enorme éxito en todo el mundo, canceló el plazo del 8 de febrero para que los usuarios aceptaran las nuevas normas, que incluyen compartir su información con servidores de Facebook, asegurando que utilizará esta pausa para aclarar informaciones erróneas sobre privacidad y seguridad.

“Escuchamos de mucha gente cuánta confusión hay sobre nuestra reciente actualización”, afirmó WhatsApp en una publicación en su blog. “Esta actualización no amplía nuestra capacidad para compartir datos con Facebook”, añadió.

La compañía señaló, en cambio, que se dirigirá a la gente “gradualmente para que revise las normas a su propio ritmo antes de que nuevas opciones comerciales estén disponibles el 15 de mayo”.

La polémica actualización está relacionada con la forma en que los comerciantes que utilizan Whatsapp para contactar a clientes pueden compartir los datos con Facebook, que puede a su vez utilizar la información para avisos publicitarios perfilados, de acuerdo a la red social.

“No podemos ver sus mensajes privados ni escuchar sus llamadas, tampoco lo puede hacer Facebook”, había explicado Whatsapp en una publicación anterior.

“No guardamos registro sobre la actividad de los usuarios en mensajería o llamadas. No podemos ver su localización y tampoco puede hacerlo Facebook”, aseguró. Según Whatsapp, la información sobre la ubicación y el contenido de los mensajes está encriptado de punta a punta.

“Le estamos dando a las empresas la opción de utilizar los servicios seguros de almacenamiento de datos que tiene Facebook para gestionar las conversaciones con sus clientes, responder preguntas y enviar información útil como recibos de compra”, explicó.

“Si te comunicas con un negocio por teléfono, email o WhatsApp, puede ver lo que estás diciendo y puede usar esa información para sus propios objetivos de marketing, lo que puede incluir publicidad en Facebook”.

Los expertos en tecnología destacan que el nuevo requisito hace legalmente vinculante una política que lleva ampliamente en uso desde 2016.

Facebook pretende monetizar WhatsApp permitiéndole a los negocios que contacten a sus clientes a través de la plataforma, haciendo natural que el gigante de internet centralice datos en sus servidores.

Países preocupados

La Autoridad de la Competencia de Turquía dijo que está abriendo una investigación y requerirá a WhatsApp que suspenda la obligación de compartir datos de sus usuarios.

Varias organizaciones estatales turcas -incluyendo la oficina de prensa del presidente- migraron al nuevo servicio de mensajeria BiP, de Turkcell, como respuesta.

El ajuste de los términos de servicio colocó también a WhatsApp en el punto de mira de Italia e India, donde una petición fue presentada en un tribunal de Delhi.

Para la agencia de protección de datos italiana GPDP, a la notificación de WhatsApp a sus usuarios le faltaba claridad y sus implicaciones de privacidad necesitan ser cuidadosamente evaluadas, según valoró el organismo en su página web. Facebook se enfrenta a la creciente presión de los reguladores mientras trata de integrar sus servicios.

La Unión Europea multó al gigante de las redes sociales con 110 millones de euros [unos 120 millones de dólares en aquel momento] por proporcionar información inexacta sobre su adquisición de WhatsApp en 2014 y su capacidad de unir cuentas entre los servicios.

Reguladores estatales y federales en Estados Unidos han acusado a Facebook de usar sus compras de WhatsApp y Instagram para suprimir la competencia y presentaron demandas antimonopolio el mes pasado.

Carrera por usuarios

Los temores sobre la privacidad de los usuarios han ido creciendo en torno a las plataformas, por lo que Uber se ha esforzado mucho en subrayar que el cambio en los términos de su aplicación que entrará en vigor el 18 de enero no tiene nada que ver con compartir datos.

Mientras, la aplicación rival de mensajes encriptados Telegram ha experimentado un marcado aumento de usuarios desde el anuncio de Whatsapp, afirmó su fundador Pavel Durov. “La gente ya no quiere cambiar su privacidad por servicios gratuitos”, aseguró, sin mencionar directamente al servicio rival.

La aplicación de mensajería encriptada Signal también confirmó un acelerado aumento de usuarios, ayudada en parte por un tuit del hombre más rico del mundo, Elon Musk, recomendándola.

Fuente:AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar