La vacuna contra el COVID-19 desarrollada en China podría estar lista para ser utilizada masivamente a partir de noviembre, afirmó un funcionario ante la televisión oficial del gigante asiático, en tanto se intensifica la carrera mundial para llegar a la ronda final de pruebas clínicas.

Los investigadores chinos han sido muy optimistas sobre su avance, y las empresas Sinovac Biotech y Sinopharm inclusive exhibieron durante este mes sus “candidatos” a vacunas en una feria comercial en Pekín. Representantes de las firmas señalaron a la AFP que esperan que sus vacunas sean aprobadas tras los ensayos de la fase 3, hacia a fines del año.

Te puede interesar: Siete núcleos campesinos de Arroyito rechazan víveres del EPP

El lunes de noche, el principal experto en bioseguridad del Centro chino para el control de enfermedades indicó a la cadena oficial CCTV que estaría disponible una vacuna para el público en general “alrededor de noviembre o diciembre”.

Wu Guizhen no aclaró a qué vacuna se refería en concreto, pero sí que “de acuerdo a los resultados clínicos de la fase 3, su actual progreso es muy rápido”. El funcionario añadió que él mismo se había vacunado en abril y que se ha sentido bien durante los últimos meses, sin especificar que vacuna había experimentado.

Lea más: Rasmussen genera polémica y pide estudiar para no culpar al Gobierno

Actualmente, hay nueve vacunas candidatas que están siendo probadas en humanos en etapas adelantadas, aunque recientemente algunos han encontrado obstáculos: el gigante farmacéutico AstraZeneca y la universidad de Oxford detuvieron circunstancialmente los ensayos clínicos la semana pasada, después de que un voluntario desarrollase un efecto secundario inexplicable.

Algunas de las vacunas candidatas chinas han sido ofrecidas a trabajadores esenciales en el marco de un programa de utilización de emergencia.

Un portavoz de la empresa Sinovac indicó este mes a la AFP que “decenas de miles” de personas ya se habían vacunado voluntariamente, incluido el 90% de sus empleados y familiares, entre 2.000 y 3.000 personas. En junio, el ejército chino aprobó una vacuna para el uso de sus efectivos, que fue desarrollada por su unidad de investigaciones y una empresa dedicada a la biotecnología.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar