Michael Mina, un joven epidemiólogo, inmunólogo, médico y docente de la Escuela de Salud Pública de Harvard y la Escuela de Medicina de Harvard, asegura que el nuevo coronavirus puede ser controlado, en el mundo, en solo tres semanas en base a un proceso simple: Hacerse la prueba de COVID-19 cada dos días, al levantarse por la mañana, tomando un poco de la saliva o la mucosa nasal, esperando el resultado en 15 minutos y actuando en función al resultado.

Parece sencillo, y lo es, pero para poner en práctica la idea de Mina es necesario que cada persona en el mundo cuente con un kit de muestra de COVID-19, o al menos aquellas que salen de sus casas y por tanto están más expuestas al contagio.

Mina es experto en protocolos para realizar test y cree que en esto está la clave para controlar la pandemia del coronavirus, al menos, mientras se encuentre una vacuna. El profesor propone kits prácticos como los utilizados para hacerse la prueba de embarazo y con un costo de un dólar, accesible para la mayor cantidad de personas.

Michael Mina, un joven epidemiólogo, inmunólogo, médico y docente de la Escuela de Salud Pública de Harvard y la Escuela de Medicina de Harvard. Foto: Twitter Michael Mina.

Te puede interesar: ¿Qué sabemos y qué ignoramos de los niños y el COVID-19?

Esta idea fue publicada en Harvard Magazine, en la que Mina asegura que la fabricación a gran escala de los test rápidos están al alcance de la industria. De hecho, una empresa satélite de la casa de estudios está comprobando la precisión de test existentes, similares a los que menciona el experto.

Actualmente, se utilizan los test conocidos como PCR, que por lo general detectan infecciones activas y no están al alcance de la población, explica Mina, sino que se suelen utilizar en personas con síntomas o en contacto con infectados.

En este contexto es que apunta a realizar test masivos y rápidos, y que estos estén al alcance de la población a un precio accesible. Esto evitará riesgos de contagios masivos y rebrotes, ya que una persona positivo a COVID-19 lo sabrá desde el inicio y no expondrá a otras como ocurre ahora.

De acuerdo a Mina, actualmente, cuando se detecta un caso positivo, esa persona ya contagió a otras sin saberlo y cuando obtiene sus resultados la infección ya está remitiendo. Esto hace que el sistema de salud no pueda controlar a la pandemia.

Mina cree que su propuesta es clave para controlar la pandemia del coronavirus, al menos, mientras se encuentre una vacuna. Foto: Archivo.

Mirá también: Inmunidad a COVID-19, misterio que aún debe ser descifrado

Aislar a infectados

El especialista señala que deben cambiarse las pruebas PCR y emplear un sistema diferente para acortar los tiempos de diagnóstico aislando a las personas positivas mientras aún son infecciosas. Esto permitirá romper la cadena de contagio y parar la pandemia.

No obstante, Mina señala que si bien las PCR son las muestras más fiables, el contexto actual requiere de cantidad y velocidad para detectar los positivos y aislarlos lo antes posible, más allá de la fiabilidad de las pruebas.

A su planteamiento, añade que los test en casa aliviarían el rastreo de contactos, que hoy emplea tiempo y recursos; además, ayudarían a controlar mejor los casos asintomáticos.

Leé también: EEUU invierte US$ 1.000 millones en vacuna de Johnson & Johnson contra COVID-19

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar