Las Vegas, Estados Unidos | AFP | por Glenn CHAPMAN / Julie JAMMOT

La gran reunión anual de las start-up y los gigantes de la tecnología, el CES de Las Vegas, terminó el viernes. Y casi 175.000 visitantes pudieron descubrir allí aparatos en desarrollo e innovaciones sorprendentes -o no tanto.

A continuación una pequeña selección final de productos y prototipos que llamaron la atención a la AFP:

Ataques dirigidos

"El principal problema con los mosquitos, es encontrarlos. Y nosotros hemos resuelto ese problema", afirma Nadav Benedek, de la start-up Bzigo.

Su aparato es capaz de escanear una habitación y, cuando un mosquito se posa sobre la pared, indica su ubicación con un láser para que un humano pueda deshacerse de él.

El objetivo es que en el futuro Bzigo pueda lanzar un nano-dron para ejecutar la sentencia. "Volará hacia el mosquito, lo matará y volverá a su base de carga", precisó Benedek, desatando las carcajadas de un visitante que le escuchaba.

La start-up, que ha captado un millón de dólares y busca cinco más para iniciar su producción, no revela qué arma usará el nano-dron. "No será un láser", adelantó Benedek.

Cuna-niñera

La tecnología para bebés gana terreno en el CES. Y la empresa Snoo se hizo notar: su cuna-niñera supuestamente evita el síndrome de la muerte súbita en recién nacidos.

Unas "alas" en forma de cintas mantienen al bebé en una posición que le impide darse la vuelta mientras duerme y colocarse en una posición peligrosa.

Micrófonos integrados permiten activar automáticamente una función de balanceo cuando el niño llora. Además, la cuna envía mensajes a los padres, que reciben también un reporte sobre cuántas veces el bebé se despertó en la noche.

La start-up californiana Happiest Baby vende la cuna por 1.295 dólares pero llegó a acuerdos con unas 50 empresas (entre ellas Snap, Hulu y Under Armour) que ofrecerán la cuna de alta tecnología a sus empleados durante sus permisos paternales.

Snoo también es usada en hospitales para ciertos recién nacidos, según la empresa.

Corriente infinita

"Estos auriculares nunca tienen que cargarse", explica Marcus von Euler, director de diseño de Exeger.

Bajo el soporte que conecta los dos audífonos, esta start-up sueca colocó una banda que parece de cuero pero que en realidad contiene células fotovoltaicas.

El material, bautizado como Powerfoyle, recolecta tanto la luz solar como la luz de ambiente, en interiores.

Los auriculares, que pueden ser pre-ordenados para entregas de aquí a fin de año, son una de las múltiples posibilidades de uso para este material. El Powerfoyle puede ser incorporado a ropa o estuches, por ejemplo, para cargar aparatos electrónicos.

"No afecta el confort, la tecnología queda escondida", explica Von Euler. "Nuestro material es bueno para el ambiente (...) no usamos químicos, toxinas", dijo también.

A Exeger le tomó 12 años desarrollar sus primeros prototipos, con financiamiento del gigante japonés SoftBank y de un fondo de pensiones sueco.

Carne sin vacas

Meatable tiene un objetivo: producir carne a partir de una sola célula de res y así contribuir a eliminar los altos costos industriales y contaminantes de la cadena.

La start-up holandesa de 15 personas alista un proceso que reproduce las condiciones de crecimiento de las células para producir musculatura y grasa sin matar al animal.

Espera presentar su primer prototipo hacia el verano boreal de 2020 y ambiciona con obtener un día filetes imposibles de diferenciar de los habituales en términos de apariencia, textura y gusto.

“Para nosotros, no tiene nada de malo comer carne en sí mismo”, explica su cofundador Krijn De Nood. “Nuestra filosofía se basa en la ética y en el problema del calentamiento global. Según la ONU, 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de la agricultura industrial”.