“La tecnología ha tenido en los últimos años un enorme impacto en la medicina y generado negocios muy lucrativos en todo el mundo”, señala Daniel Cohn. Destacó la organización del evento en Paraguay que les da a los científicos un contacto con el público y pares técnicos que permite estructurar áreas de trabajo y productos específicos a desarrollar.

El profesor del Centro Casali de Química Aplicada y del Instituto de Química de la Universidad Hebrea desarrolló su ponencia sobre los polímeros solubles en agua en Nexus.

Estos materiales son utilizados para la generación de dispositivos médicos, que pueden ir desde sustitutos de vendajes tradicionales que son solubles en agua, hasta los que se personalizan en cirugía para tratar casos como obstrucción de tráqueas que copian la forma original del órgano.

Estos polímeros biomédicos implantables, que son básicamente macromoléculas, sirven para fabricar lentes intraoculares para personas con cataratas; ligamentos sintéticos, prótesis de meniscos.

Biodegradables e inteligentes, pueden ser además preformados o generados in situ. “Tuvimos la audacia el atrevimiento de querer crear los dispositivos dentro del cuerpo humano, en el lugar de su acción clínica”, explicó.