Entre marionetas de corgis y caballos, el nerviosismo aumenta en un gran depósito histórico de Coventry inmerso en los últimos preparativos para el gran desfile que celebra los 70 años del reinado de Isabel II, de 96 años. Es una parte más personal de la vida de la monarca, la que estará representada en el desfile, que marchará por las calles de Londres hasta el Palacio de Buckingham el 5 de junio.

Una parte del desfile, titulada “The Queen’s Favourites”, fue encargado a Imagineer, una empresa de eventos al aire libre con sede en la ciudad de West Midlands, en el centro de Inglaterra. Fue una “sorpresa total” y un “gran honor”, dice la directora general Jane Hytch.

Lea más: Si no te gusta entrenar: la ciencia te ayuda con estos consejos

“Pensamos en lo que le gusta”, dice Kathi Leahy, la directora artística. Los perros y los caballos eran la opción obvia. En particular, los famosos corgis de patas cortas y orejas grandes de la Reina. Unas 20 marionetas de estos perros, montadas sobre ruedas, participará en el espectáculo.

La primera se llama Susan, en honor al primer corgi que sus padres regalaron a la princesa Isabel por su 18º cumpleaños. Cada uno tiene su propia expresión. Uno de ellos, con cejas marrones, ha sido apodado Groucho Marx, en honor al cómico estadounidense.

Lady Godiva

Y para darles vida, se pidió durante los ensayos, llamados “campo de entrenamiento Corgi”, a cada uno de los jóvenes que los manipularán que se pregunten “qué tipo de perro” tienen entre manos: “¿pícaro?”, “joven?”, “viejo?”, explica Kathi Leahy.

El desfile brinda también un lugar especial a los caballos, la gran pasión de Isabel II. Estarán representados diez de los caballos que han contado en la vida de la Reina: desde Peggy, el poni Shetland que el Rey Jorge V regaló a la Princesa Isabel a los cuatro años, hasta Burmese, la yegua que montó varias veces durante “Trooping the Colour”, la ceremonia que celebra oficialmente su cumpleaños.

Lea más: Te Mentiría Remix: Luck Ra junto a Rusherking

Los caballos se representan a menudo con engranajes, como homenaje al rico pasado industrial de Coventry. En este lugar nació el primer automóvil británico a finales del siglo XIX. Para celebrar Coventry, una marioneta gigante de Lady Godiva, creada para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, participará en el desfile. Rinde homenaje a la figura del siglo XI que, según la leyenda, recorrió la ciudad desnuda a caballo para convencer a su marido Léofric de Mercie de que bajara los impuestos.

El desfile, que reunirá a 140 miembros de la compañía, representará también el tradicional recuento de cisnes en el Támesis y, utilizando embarcaciones muy queridas por el Príncipe Felipe, rendirá homenaje al marido de la Reina, fallecido en abril de 2021 a los 99 años. “Habrá muchas cámaras, y no es tan frecuente que nos presentemos delante de la realeza”, señala Jane Hytch, “habrá mucha adrenalina, hemos ensayado y ensayado y ensayado, creo que haremos un gran trabajo”.

Carlos reconoce sufrimiento

El príncipe Carlos, heredero del trono británico, reconoció el sufrimiento de los pueblos indígenas de Canadá durante una visita oficial en nombre de la reina Isabel II, y recibió elogios el viernes de los líderes nativos quienes, sin embargo, expresaron su deseo de recibir una disculpa oficial de la Corona.

Carlos citó el jueves por la noche los abusos históricos sufridos por los pueblos indígenas en las escuelas de internados de Canadá y sus impactos persistentes en el marco de su última etapa de una visita a Canadá de tres días junto a su esposa Camila. En un acto en Yellowknife, en los Territorios del Noroeste de Canadá, Carlos dijo ante una multitud antes de partir hacia el Reino Unido que sus conversaciones con exalumnos de esas escuelas para nativos y sus familias en los últimos días habían sido “profundamente conmovedoras”.

“En nombre de mi esposa y el mío, quiero reconocer su sufrimiento y decir lo mucho que nuestros corazones están con ellas (las víctimas) y sus familias”, expresó. “Debemos escuchar la verdad de las experiencias vividas por los pueblos indígenas. Debemos trabajar para comprender su dolor y sufrimiento”, subrayó.

Lea más: Eva B, la nueva estrella del rap paquistaní

En un comunicado, la presidenta del Consejo Nacional de etnia Metis, Cassidy Caron, señaló que “significa mucho que el príncipe Carlos y su familia quisieran escuchar y aprender, escuchar las verdades de los pueblos indígenas de la forma en que las recordamos”.

“Es un importante paso adelante”, admitió. Pero Caron añadió que aún se esperaba una disculpa “no solo en nombre de la Iglesia Anglicana por lo que sucedió en esas instituciones, sino también por las fallas en la relación entre la Corona y las Primeras Naciones”.

El gobierno de Ottawa ya se ha disculpado por este sufrimiento causado a los indígenas. También lo hizo el Papa Francisco ante una delegación indígena el mes pasado por el papel de la Iglesia Católica en el escándalo de las escuelas, y lo repetirá durante una visita a Canadá en julio.

Unos 150.000 niños indígenas, mestizos e inuit fueron internados a la fuerza desde finales del siglo XIX hasta la década de 1990 en 139 escuelas residenciales de todo Canadá, pasando meses o años aislados de sus familias, idioma y cultura. El hallazgo, desde mayo de 2021, de 1.300 tumbas de estudiantes sin identificar en varias de las antiguas escuelas conmocionó a toda Canadá. Se espera que en nuevas búsquedas se descubran muchos más cuerpos enterrados.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario