Londres, Reino Unido | AFP. Por Robin MILLARD

El nacimiento del hijo de los duques de Sussex, Enrique y Meghan, que el miércoles fue presentado al mundo, da un nuevo impulso al heredero al trono británico, el príncipe Carlos, que cada día toma un poco más el relevo de su madre, Isabel II.

A sus 70 años, Carlos encabeza ahora una dinastía fuerte, formada por sus dos hijos, Guillermo y Enrique, y sus cuatro nietos, lo que permite a su clan ocupar los siete primeros puestos en la línea sucesoria.

Con sus respectivas esposas, Catalina y Meghan, sus hijos y él forman cada vez más el núcleo duro de la familia real británica, haciendo sombra a sus hermanos, Anna, Andrés y Eduardo.

"Quienes están realmente al mando y hacen lo esencial del trabajo son (los miembros de) la familia de Carlos", dice a la AFP la biógrafa real Penny Junor. "Guillermo y Enrique son ahora príncipes a tiempo completo. Ambos están casados y trabajan para la firma familiar, los vamos a ver cada vez más".

Por su parte, Carlos es muy activo en los temas que la apasionan, como el cambio climático, el urbanismo o la ayuda a los jóvenes desfavorecidos.

El futuro rey afirma a menudo que su activismo ecologista se debe a que no quiere que sus nietos le reprochen no haber actuado cuando aún era posible, a sabiendas de que una vez coronado no podrá implicarse en cuestiones políticas.

Los rostros del Reino Unido

La propia reina Isabel, ahora de 93 años, había dejado claro que el futuro de la monarquía británica estaba en manos de Carlos y su clan en 2012, durante la clausura del Jubileo de Diamante que marcó sus 60 años de reinado.

En lugar de que toda la familia Windsor saliese al balcón del palacio de Buckingham, solo la soberana, Carlos y su familia aparecieron para saludar a la multitud.

El cambio llega muy lentamente pero, en los últimos años, Isabel II ha disminuido gradualmente su carga de trabajo.

Dejó de viajar a destinos lejanos tras 2011 y desde 2015 no ha salido de Reino Unido. En su lugar, son Carlos y su esposa Camila quienes realizan estas visitas casi de Estado.

También Guillermo y Catalina han realizado algunos viajes importantes mientras que Enrique y Meghan ya han efectuado dos giras por el extranjero desde que se casaron en mayo de 2018.

Así, las tres parejas se están convirtiendo cada vez más en los rostros de la monarquía británica fuera de Reino Unido.

El ascenso de Carlos

Otro detalle inequívoco: Carlos remplaza a ahora a Isabel II durante los homenajes a los soldados británicos caídos en la guerra y la acompaña a la apertura de las sesiones parlamentarias, dos momentos anuales claves de la realeza británica.

Y el año pasado, los dirigentes de la Commonwealth se pusieron de acuerdo para que Carlos remplazase a su madre, cuando llegue el momento, a la cabeza de la organización que agrupa a 53 Estados que fueron colonia británica.

Los compromisos oficiales de Isabel II pasaron de 425 en 2012 a 283 el año pasado, y la mayoría de ellos tienen lugar entre los muros de su palacio.

Carlos fue quien más compromisos oficiales efectuó en 2018 de todos los miembros de la familia real, seguido por sus hermanos y hermana.

Guillermo, Catalina, Enrique y Meghan llegan de momento bastante detrás pero esto debería cambiar en los próximos años.

Y Carlos no quiere compartir el protagonismo: los intentos de Andrés de inmiscuirse y de dar un papel de primer plano a sus hijas, las princesas Beatriz y Eugenia, fracasaron estrepitosamente.

“Lo intentó, pero el príncipe Carlos fue inflexible”, dice Junor.