Es una creencia común que a medida que se envejece, el cerebro se vuelve menos eficiente, sin embargo, un estudio reciente señala que hay algunas funciones cognitivas que se fortalecen con el tiempo.

El envejecimiento a menudo se asocia con todo, desde olvidar dónde dejaste tus llaves hasta olvidar palabras e incluso los nombres de las personas cercanas. Pero un estudio reciente brinda más esperanza, demostrando que si bien algunas funciones cognitivas disminuirán con el tiempo, otras en realidad se fortalecen.

¿Qué son las funciones cognitivas?

Primero, una lección rápida sobre el cerebro. La Asociación Estadounidense de Psicología (APA) define los procesos cognitivos como “cualquiera de las funciones mentales que se supone están involucradas en la adquisición, almacenamiento, interpretación, manipulación, transformación y uso del conocimiento”. Básicamente, las funciones cognitivas son la forma en que pensamos y usamos nuestro cerebro. Implican procesos como la atención, la percepción, el aprendizaje y la resolución de problemas.

Desafortunadamente, la mayoría de nuestras capacidades cognitivas no envejecen como un buen vino. Según el Instituto Weill de Neurociencias de la Universidad de California en San Francisco, nuestras habilidades de pensamiento están en su mejor momento alrededor de los 30 años y luego comienzan a declinar allí. Pero, no temas: se espera cierto deterioro cognitivo y se considera una parte normal del proceso de envejecimiento, incluida la pérdida de memoria a corto plazo, el pensamiento más lento y la incapacidad para realizar múltiples tareas. La razón del declive es estructural.

“Nuestros cerebros se encogen o se atrofian lentamente con el tiempo, principalmente en la materia blanca, donde se encuentran las conexiones entre las áreas del cerebro”, explica el neurólogo certificado por la junta, Ethan Russo, MD. Cuantas más conexiones se pierden, más cognición se pierde.

¿Qué le sucede a la cognición a medida que envejecemos?

No todo son malas noticias para nuestros cerebros envejecidos. Un estudio reciente publicado en Nature Human Behavior analizó tres funciones cognitivas: alerta, orientación e inhibición ejecutiva, y revela algunas buenas noticias.

Alerta, como su nombre indica, se refiere a estar preparado para recibir algún tipo de estímulo o información. La orientación es cómo mueve la información en diferentes áreas del cerebro y cambia su atención. Y la inhibición ejecutiva es la capacidad de controlar su atención para que pueda concentrarse en lo que es importante.

Uno de los autores del estudio, João Veríssimo, PhD, profesor asistente de la Universidad de Lisboa, Portugal, da un ejemplo de cómo se desarrollan estas funciones en la vida real. Explicó que cuando conduce su automóvil: “alertar es su mayor preparación cuando se acerca a una intersección, la orientación ocurre cuando cambia su atención a un movimiento inesperado, como un peatón; y la función ejecutiva le permite inhibir distracciones como pájaros o vallas publicitarias para que pueda concentrarse en la conducción”.

El estudio observó a 702 participantes de entre 58 y 98 años y descubrió que, si bien las alertas disminuían con la edad, la inhibición de la orientación y la ejecutiva en realidad aumentaban hasta al menos mediados o finales de los 70. Es un ejemplo de cómo el tiempo está del lado del cerebro.

La mente activa y desafiada hace que las conexiones en su cerebro se mantengan fuertes

“Cierta información se vuelve resistente a la degradación debido a su interconectividad con el tiempo, a menudo denominada inteligencia ‘cristalizada’. Es posible que la inhibición ejecutiva mejore con la edad debido a la alta interconectividad con regiones que se activan con frecuencia en la inhibición de la función ejecutiva”,señala Rhonna Shatz, doble certificada en neurología y neurología del comportamiento, a cargo de la Cátedra Sandy Heimann de Investigación y Educación sobre la Enfermedad de Alzheimer en UC Health.

En pocas palabras, el Dr. Russo dice que la cognición es a menudo una propuesta de “úselo o piérdalo”. Él dice que se trata de mantener la mente activa y desafiada para que las conexiones en su cerebro se mantengan fuertes. Y también deberías crear nuevas conexiones.

“La exposición a una amplia variedad de temas, experiencias y actividades nuevos y diferentes tiene evidencia de la construcción de una reserva cognitiva”, dice el Dr. Shatz. Según Harvard Health, cuanto mayor sea su reserva cognitiva, mejor podrá evitar las consecuencias no deseadas de un cerebro envejecido.

Dejanos tu comentario

9H

¿Qué acción debe ser emprendida ante la suba de casos de COVID-19?

Click para votar