¿Alguna vez miraste a su alrededor y te preguntaste cómo es que aparentemente todos pueden tocar el suelo plegamos hacia adelante y vos no? Sí, bueno, lo mismo. Pero también puede lograrlo; solo necesitas un poco de paciencia y algunos ejercicios sencillos de flexibilidad.

“Si no podes tocar el suelo, vas a querer dedicar tiempo a concentrarte en abrir los músculos posteriores del cuerpo: pantorrillas, isquiotibiales, glúteos y espalda baja”, explica la entrenadora de Mirror Pilin Anice. Sí, eso significa que es hora de estirarse.

Algunos consejos profesionales antes de comenzar: ya sea que estés haciendo un pliegue hacia adelante de pie o sentado, “recordá nunca forzar al cuerpo a ir más profundo antes de que esté listo, especialmente los isquiotibiales, ¡no les gusta estirar demasiado!”, resalta Anice.

Y agrega: “Al doblar el cuerpo hacia adelante, mantenga una flexión suave de las rodillas, trabajando para extender completamente las piernas gradualmente”. Recomienda mantener los estiramientos durante 20 a 30 segundos, o alrededor de 8 a 10 respiraciones.

Y dado que es mejor hacer estiramientos estáticos después de un entrenamiento, intentá agregar los siguientes a tu próximo enfriamiento. Anice recomienda las siguientes posturas de yoga para ayudarte a alcanzar tu objetivo de tocar el suelo.

1. Estiramiento hacia adelante sentado con una correa

2. Perro hacia abajo

3. Estocada baja

4. Pirámide

5. Triángulo

Nuevamente, estos son excelentes para agregar al final de un entrenamiento, pero también es útil tomarse descansos durante el día para estirarse, especialmente si se pasa la mayor parte del día en una silla.

“Un simple pliegue hacia adelante hace mucho y contrarresta la rigidez que proviene de estar sentado. Balanceá el torso para liberar la tensión baja y doble suavemente y fortalezca las piernas para mantener abiertos los tendones de la corva”, describe.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar