Según un estudio de las poblaciones más longevas del mundo (sí, las de las zonas azules), la práctica de sentarse en el suelo, aunque parezca incómoda, es excelente para tu longevidad.

El fundador de Blue Zones, Dan Buettner, explicó que las personas que viven en Okinawa, Japón, mantienen los muebles al mínimo en sus hogares, por lo que, naturalmente, pasan la mayor parte de su tiempo sentados en el suelo. Y los beneficios para la salud son evidentes. “Las mujeres más longevas de la historia del mundo vivieron en Okinawa, y sé por experiencia personal que se sentaban en el suelo”, dice. “Pasé dos días con una mujer de 103 años y la vi sentarse y levantarse del piso 30 o 40 veces, así que eso es como 30 o 40 sentadillas diarias”.

PRUEBA DE LEVANTARSE DEL SUELO SIN MANOS

Algunos investigadores no se sorprenderían al saber que una mujer que es capaz de pararse repetidamente desde una posición sentada en el suelo, haya vivido hasta los (al menos) 102 años, ya que afirman que su capacidad para pararse desde la posición de piernas cruzadas sin usar ninguna de sus extremidades de apoyo (conocida como la prueba de sentarse y levantarse ) es un buen indicador de su longevidad.

Un estudio publicado en el European Journal of Preventive Cardiology sugiere que los menos capaces de completar este movimiento tenían cinco o seis veces más probabilidades de morir, que aquellos que estaban en mejores condiciones para completar la tarea.

“Es bien sabido que la aptitud aeróbica está fuertemente relacionada con la supervivencia, pero nuestro estudio también muestra que mantener altos niveles de flexibilidad corporal, fuerza muscular, relación potencia / peso corporal y coordinación, no solo son buenas para realizar las actividades diarias, sino influyen favorablemente en la esperanza de vida“, detalló en un comunicado de prensa el investigador principal del estudio, Claudio Gil Araújo.

BENEFICIOS PARA LA SALUD

Pasar de una posición sentada en el suelo a una posición de pie, varias veces al día, fortalece los músculos centrales y trabaja el equilibrio, los cuales pueden mejorar y extender su condición física y movilidad musculoesquelética general. También puede ayudar a evitar que se caiga cuando sea mayor, que es una de las principales causas de muerte relacionada con lesiones no intencionales para las personas mayores de 65 años.

“Otro gran beneficio es cuando puede sentarse y volver a levantarse desde el suelo con relativa facilidad, es un signo maravilloso de la salud estructural, esquelética general y del equilibrio y alineación muscular“, resalta la especialista en alineación corporal Lauren Roxburgh, en un reporte a Well and Good.

Foto: all about japan.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar