Llenar de flores los puentes de los canales y las calles, es una respuesta del gobierno para evitar que los ciclistas estacionen en todas partes y los peatones se queden sin lugar para transitar. Sí, los peatones importan.

Amsterdam cuenta con más de 820 mil bicicletas en comparación a sus poco más de 800 mil habitantes, según los números recientes. Hay más bicicletas que residentes censados en la ciudad. Y es que muchas personas ya usaban este medio antes de la pandemia, pero aún más se sumaron a raíz de la cuarentena.

Y el problema empezó porque los peatones emitieron sus quejas a la alcaldía: ya no contaban con espacios en las veredas o los puentes para caminar debido a esto. Amsterdam tiene unos 400 km de ciclovías y, antes de la pandemia, se estimaba que la mitad de todos los viajes en la ciudad eran sobre dos ruedas.

El año pasado, la ciudad anunció que reduciría la cantidad de espacios de estacionamiento para automóviles de manera a dejar más espacio para los soportes de las bicicletas durante los próximos seis años. Y mientras se logra esto, las flores engalanarán puentes y ciertas calles, para ganar espacios para los peatones, a la vez que no se afea la ciudad. ¿Qué te parece la idea?

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar