Gambito de Reina o Queens Gambit, la serie limitada de Netflix, explora el precio del talento y logra hacer de un deporte muy poco visual una adictiva narración, también gracias a su protagonista. Uno de sus imperdibles recién estrenados.

Por: Jazmín Gómez Fleitas

Adaptada de la obra literaria Gambito de Reina escrita por Walter Tevis, durante varias décadas lleva tratando de adaptarse. Cuando en 1983 falleció el escritor todo se truncó, hasta que una década después el guionista Allan Scott la adaptó, el mismo de los créditos de la serie de 6 episodios de Netflix.

El considerado juego más difícil del mundo también es muy complejo de mostrar en una manera visual que cautive: tiene largas partidas, es un muy abstracto, ya que las partidas y los movimientos se analizan en la mente de cada jugador antes de realizarlas frente a su oponente.

Sin embargo, esta adaptación logra desentrañar la complejidad de las partidas gracias a mostrarnos la mente de una niña que rápidamente, demostró tener un talento excepcional para admirar y resolver el ajedrez que lo va desarrollando a medida que crece.

La actriz Anya Taylor-Joy -recientemente confirmada como Furiosa para el spin-off de Mad Max Fury Road- se pone en la piel de Beth Harmon, una chica brillantemente dotada que explora el precio de su brillantez, caminando entre los límites de la genialidad, lo incomprensible de la razón y la obsesión.

Hasta uno de los mejores jugadores de ajedrez del mundo en la actualidad, Gari Kaspárov, la elogió señalando que nunca había visto una adaptación visual que respetara tanto los tiempos del ajedrez y la hiciera así de entretenida.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar