Por mucho tiempo más tendremos que sonreír bajo una máscara, lo que hace que la expresión (además de muchas otras que transmiten emoción) sea ineficaz. Esto nos lleva a buscar diferentes formas de comunicarnos de forma no verbal para mantenernos conectados.

“Las expresiones faciales son realmente esenciales para las interacciones interpersonales porque comunican el contexto emocional”, dice al respecto el dermatólogo psiquiátrico Evan Reider, a lo que la experta en lenguaje corporal Blanca Cobb, agrega que la gente usa la boca, la nariz y la mandíbula para diferentes tipos de comunicación, lo cual es realmente importante para relacionarse con otras personas. “Pero la máscara cubre aproximadamente las tres cuartas partes de tu rostro y esa barrera nos cierra. Cuando las usamos dejamos de sonreír porque se siente incómodo y antinatural, además nadie puede verlo de todos modos", señala la experta en un reporte de Well + Good.

Pero podemos comunicarnos de otras maneras y a través de otras parte del cuerpo como:

Con el cuerpo. Aparte del rostro, también se puede colocar el cuerpo de una manera que ayude a enviar un mensaje emocional. “La inteligencia emocional proviene de leer todo el cuerpo”, dice Cobb. “Aunque nuestros rostros están constreñidos en este momento, tu cabeza es solo una cuarta parte de todo tu cuerpo, por lo que hay mucha otra información”.

Con las palmas. Las palmas hacia arriba y los hombros relajados indican calidez y bienvenida, mientras que los brazos cruzados, las manos entrelazadas detrás de la espalda o cualquier tipo de tensión indican hostilidad. Estas señales se pueden transmitir tanto con una máscara como con distanciamiento social. “Aunque estés a dos metros de alguien, puedes hacerte una idea de si quiere hablar contigo o no al observar la orientación de su cuerpo”, dice Cobb.

Las cejas. Ahora necesitamos confiar en la parte superior libre de nuestras caras para expresarnos. “Las cejas son muy expresivas”, dice Cobb. “Cuando alguien ve a alguien que reconoce y está feliz, hace lo que llamamos un ‘flash de cejas’, donde sus cejas se levantan durante un par de segundos, haciendo que sus ojos se vean más grandes”.

La frente. La frente también puede tener un impacto comunicativo. “Cuando las personas no están seguras, muchas veces fruncen el entrecejo”, dice Cobb, explicando que esto indica confusión.

La cabeza. Si la intención es mostrarle a alguien que se está escuchando lo que tiene que decir, o se quiere continuar una conversación, la recomendación es mover la cabeza ligeramente, inclinándola o asintiendo. “Puede indicar un acuerdo, pero también puede alentar a alguien a seguir hablando o enviar un mensaje de ‘Estoy escuchando, sigue hablando”, señala.

Los pies. Nuestros pies tienden a indicar a dónde queremos ir, “así que si quieres hablar con alguien, apunta tus pies hacia ellos. Y si quieres salir rápido, empieza a alejarte”, detalla.

Y, por supuesto, siempre existe la opción de sonreír con los ojos, como diría Tyra Banks.


Dejanos tu comentario

14H

Diciembre inicia con más de 1.000 casos de COVID-19. ¿Cuál cree que es la causa principal?

Click para votar