Texto: María Paz Vaesken R.D

@pazvaesken

Durante esta cuarentena las ideas creativas no dejaron de aparecer y muchos se preguntaron si es momento de plasmarlas en un tatuaje. Al principio, el miedo al Covid-19 hizo que muchas personas pusieran freno a sus intenciones de tatuarse. Pero esto quedó atrás, según señala el el tatuador paraguayo Ángel Insfrán.

“Al principio de la cuarentena todos los tatuadores fuimos golpeados económicamente. Luego de dos meses todo volvió a la normalidad, estamos tatuando con todas las medidas de higiene, aunque siempre lo hicimos así, ya que nuestro oficio requiere de cierto régimen, lo hacemos siempre con cita previa y en mi caso solo realizo dos tatuajes al día”, indica.

Actualmente, los más pedidos son los tatuajes finos superclaritos, de hojas, flores, mandalas, letras, dotwork o puntillismo, destaca. “Todos los tatuadores tenemos nuestro sello de identidad y siempre nos vamos a inclinar hacia ese lado. Yo recomiendo dotwork, siluetas, neotradicional o acuarelado, sino igual hago como elija el cliente”, señala Insfrán, quien asegura en la actualidad es casi nulo el estigma antiguamente relacionado a los tatuajes.

Mitos sobre tatuajes

Si bien cada vez son menos, todavía persisten algunos mitos relacionados a los tatuajes, entre ellos:

1. Imposibilidad de donar sangre: Si bien se recomienda esperar 12 meses desde la fecha en que se realizó el tatuaje antes de convertirnos en donantes, pasado este tiempo no hay impedimento. Esta precaución se toma para descartar toda posibilidad de haber contraído hepatitis. Es decir, el tener un tatuaje no es un impedimento para donar sangre.

2. Los tatuajes pares traen mala suerte. Este es otro falso mito, sin una pizca de veracidad. Si te gustaría tener dos corazoncitos en cada hombro, adelante ¡no hay nada que temer!

3. Ayudan a la pareja: No hay nada más que contribuya a la relación de pareja que el respeto, la comprensión y el amor. Así que si alguna vez escuchaste la frase: “Tatuarse en pareja ayuda a la relación”, es completamente falsa. Muchas veces, lo que ocurre es exactamente lo contrario, la relación termina por otros motivos, pero el tatuaje permanece.



Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar