Después de meses de permanecer cerrados a causa de la pandemia, los museos italianos volvieron a abrir sus puertas a los visitantes. Para sorpresa de muchos, además de obras de arte, una nueva tecnología está a la vista de los turistas que ingresan a estos sitios.

Se trata de un sistema llamado ShareArt, desarrollado por un equipo de la Agencia Nacional de Nuevas Tecnologías, que sirve para analizar la reacción de los visitantes ante las pinturas y esculturas expuestas. Con este proyecto de datos, los curadores podrán comprender qué obras son más atractivas para la gente y así organizar sus espacios en base a eso.

Desde la ubicación de las pinturas hasta la programación de las exposiciones o la iluminación de una sala, todos los elementos que componen un museo podrán ser rediseñados a partir de los resultados arrojados por este sistema.

Con cámaras pegadas a las obras de arte, el sistema ShareArt recoge datos sobre la cantidad de observadores y su comportamiento mientras miran una pintura, escultura o artefacto, incluido el tiempo transcurrido y la distancia de observación.

Con 14 dispositivos ShareArt activos, el Istituzione Bologna Musei está poniendo a prueba esta tecnología. “Gracias a este sistema, la mirada de un observador se puede traducir en un gráfico”, comentó Stefano Ferriani, uno de los expertos de la agencia que lleva adelante el proyecto. “Podemos detectar dónde se concentra la mayor parte de la atención de la gente”, añadió.

Este proyecto de datos es una luz de esperanza para el sector de los museos, ya que los cierres prolongados por la pandemia descolocaron sus ingresos, haciendo que perdieran tan solo el año pasado 225 millones de dólares.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar