Foto: Gentileza (Roberto Terebuja).

Parece una obviedad, pero el girasol lleva ese nombre porque, literalmente, gira en torno al astro rey. “La cabeza de la flor pega la vuelta según la dirección en la que nace el Sol. Por eso, en días nublados las ves a todas disparejas, porque buscan al Sol y no lo encuentran. Es impresionante, no hay explicación humana para lo que hace la naturaleza”, dice Roberto Terebuja, agricultor de Colonia Fram, Itapúa.

En cierta época del año, en este municipio se pueden observar los campos de girasoles al costado de la Ruta Graneros del sur. “El 2019 fue un gran año para el cultivo de girasoles. Tenía dos parcelas frente a la ruta y la gente se acercaba para sacarse fotos o llevar alguna flor para decorar su hogar. Este año planté mis girasoles un poco alejados de la ruta. Ahora simplemente son plantas verdes, porque los sembré a finales de julio y principios de agosto”, comenta Roberto y aclara que tanto él como la mayoría de los agricultores de la zona no tienen problema en que las personas tomen fotografías de sus campos.

Desde Bella Vista, el ingeniero agrónomo Edevo Zanlucchi de Oleaginosa Raatz, explica que, por lo general, en Itapúa la época de siembra de girasoles empieza a mediados de julio y culmina a fines de enero. “Se dividen en dos, de julio a setiembre la cosecha se denomina zafra, y el periodo restante corresponde a la cosecha zafriña. En cambio, en el norte del país, si la gente va a recorrer ahora las parcelas de Santa Rosa del Aguaray o San Pedro va a encontrar girasoles floreciendo o ya pasando la etapa de floración. Allí se siembra prácticamente todo el año; empezaron en abril y terminaron a fines de junio e inicios de julio”, explica Edevo.

Foto: Georges Gobet / AFP.

“Todo depende de la región en que se siembran los girasoles. Acá en el sur, como el cultivo empieza a mediados de setiembre, para finales de noviembre se podrán ver los primeros capítulos de la flor, ya que este proceso tarda entre 65 y 75 días; permanece florecida por más de un mes y después se va apagando hasta secarse”, agrega.

Por otro lado, declara que cuando el capítulo del girasol es chico gira en torno al sol, pero una vez que se hace grande, ya cuando abre completamente sus flores, permanece en la dirección donde emerge el Sol, es decir al este.

Entre los principales propósitos del cultivo de girasoles en Paraguay es la producción de aceite. Sin embargo, Roberto asegura que, en su caso, la plantación de girasoles no es muy frecuente debido a que la parcela utilizada no rinde de la misma forma dos veces seguidas. “Hay que esperar por lo menos dos a tres años para que el campo se recupere, porque el girasol tiene una raíz bastante profunda”, concluye.

Foto: Gentileza (Edevo Zanlucchi).

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar