Esta es la mejor época del año. En las casas brillan las decoraciones navideñas y el olor a flor de coco invade el aire. Las familias se reúnen en torno a la mesa y los niños felices esperan con ansias sus regalos. En esta nota te contamos sobre los detalles a tener en cuenta para pasar un momento agradable, lleno de reflexión, paz y amor.

Texto: Nora Vega

La mesa navideña se destaca

La protagonista de la Navidad es, sin lugar a dudas, la mesa. Ella se viste de gala para recibir a los comensales. La mantelería en colores como blanco, rojo, plateado, dorado y verde son infaltables. Si querés ponerle tu personalidad optá por colores como el fucsia, el rosado, el azul y el turquesa, que salen de lo tradicional y otorgan un estilo más descontracturado. No te olvides de tener listas las copas, son indispensables para brindar.

Si te querés lucir con un mantel estampado, tené en cuenta que las servilletas tienen que ser lisas. Para completar, la vajillería blanca nunca falla. Si preferís realzar la mesa con detalles decorativos, elegí un mantel blanco para lograr destacar los complementos navideños. No deben faltar flores, velas y las típicas luces de Navidad, que además de servir para decorar el arbolito, la escalera y la entrada de la casa, pueden ser utilizadas para dar vida a otros espacios.

El gran festín se realiza alrededor de la comida con platos típicos como sopa paraguaya, chipa guazú, pavo, peceto, lengua a la vinagreta, vitel toné, matambre relleno y otros. El clericó, los pancitos chips, la sidra y el pan dulce son las estrellas de la noche. Si no querés o no podés cocinar, hoy día existen empresas que se dedican a preparar el buffet navideño. Tip: ponele onda a la Navidad con el Lemon Champ. Es súper fácil de preparar. Solamente hay que mezclar el espumante que más te guste con helado de limón en la licuadora o directamente en la copa y listo, ¡salud!

Los esperados regalos

Es fundamental no dejar para última hora la compra de regalos. En horas previas a Nochebuena el tráfico se vuelve infernal y las opciones se confunden entre tantas posibilidades, por eso es importante elegir un obsequio que tenga que ver con la personalidad de cada agasajado. No hace falta que sea caro o lujoso, basta con que sea personalizado como para sorprender a lo grande.

Un buen truco es adelantar de a poco los regalos de Navidad y aprovechar las ofertas y buenos precios, evitando realizar compras apuradas. Sé creativo a la hora de envolver los regalos. Considerá al papel de diario, a la hoja de un libro o un cómic como un material que dejará boquiabiertos a todos. También podés imprimir la foto de la persona para identificar cada regalo. Va a ser el hit de la noche.

Barajá la idea de buscar alguna experiencia, por ejemplo: para mamá un masaje o una sesión de manos y pies en un spa especializado. Pensá en aquello que más le gusta a cada integrante de tu familia y la lista de regalos se va a acortar. Una opción muy válida, si no querés gastar tanto, es regalar solo a los niños de la casa. Finalmente ellos son los que más esperan este momento del año.

La moderación en primer lugar

Hay que tener en cuenta que es una época en la cual, generalmente, la comida y la bebida son los principales intérpretes de la noche. La abundancia sin embargo, no es una excusa para abusar. La regla número uno para pasar bien en familia (y no en el hospital) es medirse a uno mismo. Si vas a tomar no manejes. Y si vas a tomar alcohol el consejo de los expertos es que por cada copa tomes a la par un vaso de agua pura.

Si sos de esas personas muy organizadas en su dieta y te das cuenta de que vas a perderte, frená, ya que comiendo solo un poco y tomando un par de vasos de cualquier bebida alcohólica o azucarada podrías estar ganando unos kilos de más. Decile sí a las frutas frescas de estación como la sandía, la piña, el melón y el mamón. La clave para esta temporada festiva es estar hidratado todo el tiempo y mantener la compostura.

En la oficina también se festeja

El espíritu navideño también puede ser parte del trabajo. Invitá a tus compañeros a generar un ambiente laboral cálido, te aseguramos que incentivará la productividad, porque todos se sentirán a gusto. Llevá luces para decorar tu espacio o el pasillo de la oficina. Recomendación: usar un tomacorriente distinto para cada una de las luces o adornos navideños eléctricos.

El arbolito de Navidad y el pesebre son dos elementos básicos de decoración. Acompañá la ambientación con cajas de diferentes tamaños envueltas en papel de regalo, le darán el toque navideño. Todos los compañeros pueden ponerle un sello personal trayendo algunos accesorios divertidos, pero ojo, tampoco es recomendable saturar el lugar de trabajo, ya que se necesita que la energía circule de manera armoniosa.

Sugerencias en cuanto a seguridad

Si pensás viajar o abandonar tu casa durante los días festivos, las alarmas y las cámaras de seguridad pueden ser tus mejores aliadas. De todas formas, siempre hay que estar atento y realizar todo tipo de chequeos antes de salir. Verificá que todas las puertas y ventanas estén correctamente cerradas. No dejes ninguna vela prendida, esto puede ocasionar un grave accidente. Una o dos luces dentro de la casa harán parecer que hay movimiento.

Otro punto importante a tener en cuenta es la seguridad a la hora de manipular fuegos pirotécnicos. Es fundamental evitar el uso de los mismos por parte de niños y niñas. Tampoco es recomendable cargar petardos o fuegos artificiales en los bolsillos. La fricción puede provocar que exploten. Asimismo, nunca se deben sostener las bombas con las manos ni ser encendidas con cigarrillos o fósforos.

En el mejor de los casos, eludir todo tipo de pirotecnia es lo más saludable. De esta manera no solo se previenen accidentes, sino que se evita el innecesario sufrimiento de las mascotas del hogar.