Texto: Matías Irala

Si algo hay que rescatar de los 90, es el carácter innovador que supuso la aparición de varias bandas bajo nuevos rótulos en lo que respecta a géneros y experimentaciones musicales. En ese atril de novedades, Massive Attack fue el causante de la fiebre de lo que la prensa especializada etiquetó como trip hop, estilo que marcaría la segunda mitad de la década hasta el ingreso del nuevo milenio.

Con el advenimiento de una nueva era, la pregunta era sí los Massive estaban preparados para superar el reto de haber lanzado discos de gran éxito comercial como Protection o la exquisita Mezzanine. Así es que nace 100th Window, álbum que destaca por haber sido producido enteramente solo por Robert Del Naja, ya que por diferencias creativas o inclinaciones personales, los demás miembros habían desistido de colaborar en esta producción.

El disco sigue la estela heredada por Mezzanine, moviéndose por sendas oscuras pero parcialmente alejados del estilo trip hop que catapultó a la banda. Un dato relevante es la participación de Sinéad O'Connor en varios cortes del material.

Un álbum poco valorado en su momento —debido a las inevitables comparaciones— pero que con el transcurrir del tiempo ha madurado, demostrando que su sensibilidad sensorial es totalmente auténtica y atemporal.

Canción necesaria: What Your Soul Sings, por darnos 6 minutos de terapia musical en plan minimal techno, acompañado de la hermosa voz de Sinéad O’Connor.