La capital española ofrece una gran variedad de tentaciones para los amantes de la gastronomía; lugares con personalidad, sabrosos y únicos. Te invitamos a hacer un recorrido por esta hermosa ciudad cosmopolita que enamora a todo aquel que la visita.

Por Nora Vega

Recorrer una ciudad tan grande como la capital de España y no perderse nada no es tarea fácil, pues se trata de un destino tan vivo, diverso y sugerente. Desde los grandes museos hasta los bares y restaurantes más típicos, cada rincón de la ciudad esconde un lugar encantador.

En lo que a gastronomía respecta, Madrid cuenta con seductoras propuestas tanto para los que aman los productos de calidad, la carne a la parrilla, el tapeo o para aquellos que quieren disfrutar de una velada slow food. La cantidad de opciones es ilimitada, así que si vas a España, preparate para disfrutar a lo grande.

Lo típico

Cuando el Rey Felipe II formó la capital también decidió añadir las comidas típicas, que hasta la fecha destacan a la ciudad de Madrid de las demás ciudades de España. Las frituras, como los churros, los calamares a la romana y las patatas bravas forman parte de su gastronomía.

En la cocina madrileña se destacan los platos de pescados, como el besugo a la madrileña, que acompaña a muchas festividades importantes. Por su parte, el cocido madrileño es una propuesta ideal para el invierno. El mismo está compuesto por tres partes: sopa, garbanzos y carnes. Callos a la madrileña y huevos estrellados son otros de los más antiguos.

Entre las bebidas más consumidas y típicas de Madrid se encuentra el café, como puede apreciarse por la gran cantidad de cafeterías y bares que pueblan la urbe. Además es típica la leche merengada y el agua procedente de Lozoya, sobre todo en los meses de verano cuando el calor aprieta.

Las bebidas alcohólicas más consumidas son la cerveza (servida en vasos llamados cañas) y los domingos existe la tradición de salir a tomar el aperitivo o vermú. La horchata y la limonada se siguen vendiendo en algunos puestos nostálgicos, ya que eran muy consumidas el siglo pasado.

De tapeo por madrid

Ir de tapas es una de las actividades por excelencia en Madrid. Muchos de los platos típicos se sirven en bares y tabernas como tapas, dada la gran afición madrileña a picar algo entre horas. Los más comunes a la hora de tapear son: el pincho de tortilla, un clásico de los bares de la capital y la oreja a la plancha.

Hay zonas de tapeo muy reconocidas, pero realmente en cada barrio, y casi en cada calle, vas a encontrar establecimientos para degustar estas pequeñas delicias. Hay incluso calles completas que se dedican a ello como la calle Pez, calle Espíritu Santo, calle Ponzano, Plaza Mayor o Puerta del Sol.

Por otra parte, la noche en este destino sorprende a todos los turistas con una cantidad infinita de bares, que cuentan con una excelente decoración, conciertos y actividades gratuitas. Los madrileños desayunan, comen y cenan más tarde que el resto de europeos. Por ese motivo, los establecimientos suelen estar abiertos desde bien temprano hasta la madrugada.

Un destino lleno de diversión

El barrio La Latina y su famosa Plaza de la Cebada es el punto de encuentro de los jóvenes. Los fines de semana es prácticamente imposible caminar calles como la Cava Baja o la Cava Alta, donde se concentran la mayoría de los bares y restaurantes.

Otras zonas recomendables para salir a tomar algo son Malasaña, donde se mezclan los bares modernos de decoración vintage con las tabernas castizas de toda la vida; Alonso Martínez, más próximo a una de las zonas adineradas de la capital; Tribunal, con locales abiertos hasta altas horas de la madrugada; Moncloa, el lugar favorito de los universitarios.

Hace más de 100 años abría sus puertas una chocolatería en un callejón escondido entre la Puerta del Sol y la plaza de Ópera llamado San Ginés. Hoy en día es la churrería más famosa de Madrid, punto de reunión de los noctámbulos que regresan a casa tras una larga fiesta.

Lugares recomendados

Membibre, 47 Ronin y Santerra son imprescindibles lugares de peregrinación para hacerte la boca agua. Si querés comer buena carne, Carbón Negro es el lugar perfecto. Es una parrilla donde se elaboran los platos principales con pescados y mariscos traídos directamente de Galicia, carnes tratadas y maduradas por proveedores madrileños y vascos, y hortalizas ecológicas.

Aquellos que buscan una propuesta diferente deben ir al restaurante Matrium para comer una rica comida japonesa. Igualmente en esta línea un imperdible es Chow Chow. Por otra parte, si lo que te gusta es la cocina healthy, Superchulo es un restaurante que tenés que incluir en tu lista.

Pink Monkey es un local con una decoración muy cool. En ella vas a encontrar gastronomía asiática y técnicas peruanas que combinan de una forma muy original cítricos, picantes y especias. Probá sus baos, el kebab indonesio, sus ceviches y tiraditos.

El nuevo hitazo de la gastronomía madrileña es Hojaldrería. En este local, la hamburguesa Wellington y las tartaletas (saladas y dulces, frías y calientes) son un bocado obligado para quienes quieren explorar las posibilidades del hojaldre.

En Tampu los recomendados son los bocaditos, sanguchitos, picoteo, ceviches, tiraditos, causas y sabores del Perú clásico y moderno. Es uno de los mejores restaurantes peruanos de Madrid. Y no dejes de ir a Ático, un establecimiento capitaneado por Ramón Freixa, chef con dos estrellas Michelín y tres soles Repsol.

Con platos de cocinas de todo el mundo y pensados para compartir Canalla Bistró es la propuesta gastronómica creada por Ricard Camarena, el chef valenciano con 3 estrellas Michelín y 3 Soles Repsol. Otros renombrados son Numa Pompilio, Amazónico, Ornella y Glass Mar.

Finalmente, no podemos dejar de contar que España cuenta con 195 restaurantes con una, dos o tres estrellas en la Guía Michelin 2018, de los cuales 20 se encuentran en Madrid. Entre ellos: El Invernadero, Álbora, A’ Barra, La Cabra, La Candela Restò, El Club Allard y Coque. Imposible dejar de visitar DiverXO, del chef Dabiz Muñoz, el mismo cuenta con tres estrellas Michelin y ofrece cocina fusión.