La última vez que estuvo en Paraguay tenía 15 años. En esta oportunidad, a punto de ser madre por tercera vez, visitó la tienda de la marca argentina Vitamina, de la cual es imagen. ¿Quién no la recuerda de su niñez?

Por: Jazmín Gómez Fleitas

jazmin.gomez@gruponacion.com.py

Fotos: Gentileza y Aníbal Gauto

Luisana (30) acompañó la infancia y adolescencia de gran parte de una generación. Quienes nacieron en los 90 la recuerdan de Chiquititas, más adelante de Rebelde Way y luego en la comedia Casados con hijos. Fue el amor platónico de muchos y así también, protagonizó una moderna historia de amor al casarse con el cantante canadiense Michael Bublé, mudarse a Canadá y superar las barreras de la distancia y el idioma.
Empezó a actuar a muy corta edad. A los seis años, aproximadamente, ya hacía publicidades, y a los 11, tuvo su primera experiencia en la tevé como parte del elenco de Mi familia es un dibujo. Luego de eso, fue fichada por la productora Cris Morena y el resto es historia. Fue imagen de diversas marcas y también, incursionó en la música. En algunas de las producciones televisivas más exitosas que protagonizó, también cantó y lanzó discos con las mismas.
Su primera película la grabó hace 20 años, cuando tenía apenas 10. Ahora, previa a su visita a nuestra capital, lo que la tenía de regreso a su país natal era el estreno y la promoción de Perdida, su nueva película. El filme está basado en la novela Cornelia, escrita por la periodista argentina Florencia Etcheves y explora la trata de personas.
Luisana interpreta a una policía que, 14 años después de la desaparición de su amiga, decide reabrir el caso para averiguar qué fue lo que realmente pasó. Es la primera vez que la actriz argentina tiene un papel tan dramático, lleva el peso del protagónico en la película y encarna a una mujer que tiene como parte de su día a día portar armas y estar alerta. Todo esto le requirió un entrenamiento especializado, en el que incorporó desde gestos hasta el porte al caminar.
Fuera de la ficción, su vida es igual de intensa. ¿Cómo maneja los tiempos con su familia cuando está trabajando? Su esposo Michael —con quién está casada hace 7 años y tiene dos hijos, Noah (4) y Elías (3)— la acompañó a Argentina y, poco antes de que ella viniera a Paraguay, partió con los chicos rumbo a Canadá. Luisana destaca que su relación es bastante organizada, en pareja lo hablan todo y así también, lo planifican. Si él tiene trabajo, ella lo acompaña con los chicos, y si le toca a ella, lo hace él. Resalta que Bublé es su familia, no su competencia, y un papá que asume las responsabilidades que le corresponden. Y ella por su parte, es muy protectora. Como tal, no permite que sus hijos jueguen con armas, tal es así que cuando estaba de rodaje con Perdida y ellos la vieron con una, les explicó por qué mamá sí tenía una.
Con seis meses de embarazo se la ve radiante. La llegada de la nena está planeada para julio. Dará a luz, en su casa, en Canadá. Pero para eso todavía falta, por ahora ella sólo disfruta de esta etapa. Se da todos los gustos y no quiere saber su peso actual, aunque sigue entrenando en su casa para mantenerse saludable. Después de un 2017 difícil, cuando a su hijo Noah le diagnosticaron un cáncer ya superado, ella solo proyecta el futuro, según ha destacado en entrevistas a medios argentinos.
Comodidad ante todo
Su trato es amable y escucha con atención. Es de una actitud sencilla, aunque cuando entra en la estancia para iniciar la entrevista, camina con resolución, fruto de la experiencia de toda una vida tratando con fans. Durante esta breve visita a Asunción, varios admiradores la aguardaban ansiosos en la tienda de Vitamina, luego de que ella compartiera la noticia de su llegada en su cuenta de Instagram.
Al vestir, sus gustos no son para nada extravagantes. Usa bastante negro porque siente que la estiliza más, sobre todo ahora que está embarazada. Pero sus colores preferidos son los vivos como el rojo, el verde o el azul. Le gusta estar cómoda y los jeans son sus prendas favoritas. Es fanática de las carteras y de los zapatos en todas sus formas. “Ser madre te saca todos esos tiempos que antes los tenías para vos y ahora me ocupo de la casa, de mis hijos; cuando no trabajo”, asegura.
Entre lo dulce y lo salado, gana siempre lo dulce y su postre favorito es la torta tres leches, que siempre que puede, la cocina en su casa. Ella guarda toda su ropa de maternidad por si necesite volver a usarla. Y es que aunque será madre por tercera vez, aún no sabe si la familia seguirá agrandándose o no. Eso todavía está por verse.