La puesta teatral El principio de Arquímedes fue estrenada en Asunción. La adaptación local de la obra del español Josep Miró explora la manera en somos capaces de moldear nuestra opinión en función a nuestra subjetividad.

Por: Matías Irala
Fotos: Gabriela Zuccolillo

"Saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas; sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias y creer sin embargo en ambas". Este es el planteamiento del joven Winstom Smith, en la novela 1984 del escritor inglés George Orwell. Smith anticipó lo que sería común en nuestros días mediante las redes sociales: magnificar un tema sin saber si es certero o no.

Y es que en esa cúpula del ciberespacio del siglo XXI, la intimidad quedó derogada en pos de informar, sin límites para observar cualquier aspecto bajo la lupa llegando incluso a afectar las acciones del mundo real desde el escenario virtual.

La obra del español Josep Miró parte de un hecho que no se puede catalogar de falso ni de real: una niña dice creer haber visto al entrenador del grupo infantil darle un beso en la boca a un niño. ¿Es un beso inocente como plantea el entrenador? O, ¿hay algo más oscuro detrás de eso? A partir de este suceso, las redes sociales comienzan a ser el principal punto de atención del tema, propagando la información hasta llegar al nivel de escándalo. Pero que por otro lado, nadie puede constatar si es real o no.

Si bien el foco de la obra está centrado en un supuesto caso de pederastia, también permite ver cómo podemos deformar nuestra visión de un tema en función a nuestra subjetividad. Y es justamente esa ambigüedad lo que permite estar en una tensión creciente durante el lapso de la obra.
En Asunción

El actor Diego Mongelós fue el precursor de trasladar —en conjunto con otros reconocidos actores locales— la obra a las tablas de la Manzana de la Rivera. "Leí el texto y me pareció impactante, tanto por la temática como por la estructura dramática del mismo. Me pareció una obra sobre todo muy necesaria por la actualidad del tema. A partir de esto lo compartí con el resto de los integrantes del elenco", explica.

Mongelós se puso en contacto con el español Miró para gestionar los derechos de la obra. Una vez confirmados los permisos autorales, presentó el proyecto al Fondec, que confirmó el patrocinio. Eventualmente, otros apoyos se sumaron.

El equipo está integrado por colegas con quienes Mongelós ha llevado adelante trabajos previos. "Propuse el proyecto a Karen Fraenkel desde la producción; Paola Irún es quién tiene a su cargo la dirección. La parte actoral esta conformada por Hernán Melgarejo, Natalia Cálcena y Jorge Báez, gente con la que ya había trabajado anteriormente y tenía muchas ganas de compartir escena nuevamente. Y Gabriela Zuccolillo lleva adelante la dirección artistica ", señala.

El principio de Arquímedes es una especie de radiografía de la sociedad contemporánea

Si bien la obra ha tenido numerosas adaptaciones a nivel global, Mongelós explica que el punto principal de esta versión, es la mirada local. "Más allá de los cambios, creo que lo importante aquí es la mirada que colocamos cada uno a la obra, y esto está relacionado con la dirección. Tiene que ver la lectura e interpretación para poder elaborar una propuesta particular de un texto ya existente. El relato es totalmente naturalista. La decisión de puesta tiende al minimalismo y la abstracción, a lo elemental como soporte y al servicio de enfatizar el carácter actoral de la obra", expresa.

Las redes sociales son el hincapié en el eje de la trama. ¿Es realmente necesario plantear un discurso reflexivo en el teatro sobre temas de actualidad? "Me parece sumamente necesario que una obra plantee algo que de alguna manera incomode al espectador, en el buen sentido de la palabra. Que sostenga interrogantes y cuestiones no resueltas que queden dando vueltas en la cabeza y lleven a reflexionar a través de la experiencia estética que propone el teatro", responde Mongelós, quien despliega un análisis incluso más puntilloso sobre la importancia del guión de Miró: "El principio de Arquímedes es una especie de radiografía de la sociedad contemporánea. De cómo establecemos nuestros vínculos y de la manera de responder ante ciertos hechos y circunstancias".

¿Con qué se encontrará el espectador? "La obra tiene una estructura dramática quebrada, con idas y vueltas en el tiempo. El espectador irá relacionando hechos, inclusive formándose una opinión en base a lo que parcialmente se va exponiendo en cada una de las escenas, y al mismo tiempo cuestionando la veracidad de las mismas, con los giros que propone la trama", finaliza.
+INFO

El principio de Arquímedes sigue en escena los días miércoles 25, jueves 26, viernes 27 y sábado 28 de abril, a las 21:00 y el domingo 28 a las 20:00, en la sala Federico García Lorca de Centro Cultural de la Ciudad Carlos Colombino–Manzana de la Rivera (O'leary 102 e/ El Paraguayo Independiente y Benjamín Constant).

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar