Por: Javier Barbero

www.javierbarbero.com

Las necesidades de pertenencia abarcan a todas aquellas que involucran las relaciones con las demás personas, las que nos hacen sentir identificados y aceptados por ellas.

Este grupo de necesidades también es llamado de afiliación o necesidades sociales. Entre las necesidades de afiliación se encuentran el amor, el afecto, la amistad y la intimidad sexual.

Pertenecer a algo o a alguien, ser incluido, es una necesidad social innegable. Siempre buscamos ser aceptados, encajar. Esto es exactamente la necesidad de pertenencia.

Nadie muere por falta de amor o por tener únicamente la compañía de la soledad. Sin embargo, estos son factores que pueden determinar en algún sentido nuestra salud física, psicológica y social.

No a todos se nos da de maravilla eso de encajar y ser aceptados dentro de una sociedad con ideas muy frías y vacías respecto a lo que es aceptable y lo que no.

Sí, probablemente muchos hemos nacido con un chip “defectuoso” que no puede volver a programarse. Muchos venimos destinados a ser diferentes, ya sea por nuestra apariencia, ideología, preferencias y estilo de vida.