Dejar de lado la rutina y viajar a la playa es una de las mejores opciones para descansar. Conocer lugares maravillosos, compartir costumbres distintas y disfrutar del sol, el mar y la arena, no tiene precio. ¡Empezá a armar las valijas para tu próximas vacaciones! En esta nota te recomendamos seis destinos únicos.

Por: Nora Vega

Los Roques, Venezuela

Está situado en el Mar Caribe, 168 km al norte de La Guaira, en el puerto de Caracas. Este lugar de ensueño fue declarado Parque Nacional en 1972 gracias a la belleza e importancia ecológica que representa. El espectáculo que se vive desde el aire, al llegar, es inolvidable por la gran variedad de azules que se puede observar.

Una semana es suficiente para recorrer y disfrutar la zona, aunque este destino tiene 50 islas distintas que te van a dejar impactado. La más importante, El Gran Roque, es la única poblada y es donde está el aeropuerto. No dejes de visitar islas como Francisqui, Nordisqui, Madrisqui y Crasqui. Sin duda, su tranquilo mar de aguas turquesa, sus increíbles lagunas y las playas de arenas blancas son sus atractivos principales.

Bahía Gardner, Ecuador

Este destino se ha destacado en varias listas como "una de las mejores playas del mundo". Está situado en el Archipiélago de Galápagos, que en 2012 ganó el primer lugar en la categoría "Mejor destino verde de Sudamérica", durante los XIX World Travel Awards.
La cantidad de actividades que pueden realizarse allí lo vuelven aún más atractiva. Practicando snorkel vas a tener la oportunidad de nadar con leones marinos, coloridos peces tropicales, manta rayas y tiburones.

El área alberga tres especies de pinzones de Darwin y es una zona de anidación de tortugas marinas. Además conviven en la zona colonias de lobos marinos, aves residentes y migratorias, entre otras especies. En la bahía Gradner puede llover en mayor o menor medida en cualquier momento, así que, un impermeable nunca estará de más. Su blanca arena y la quietud de sus aguas transparentes invitan al descanso.

Playa Ovahe, Chile

Ovahe fue lugar de residencia de los antiguos nativos. Aún es posible ver cuevas en la pared del acantilado y restos de un antiguo crematorio ceremonial. Sus aguas son de color turquesa y su arena fina es de color rosado, producto de la mezcla de la escoria roja volcánica y del coral blanco erosionados. La mejor época para ir de septiembre a marzo.

Gracias a su privacidad e intimidad es un sitio muy elegido por los viajeros solitarios. Es el destino ideal para tomar sol y disfrutar de la tranquilidad y el descanso, especialmente si se llega a primera hora de la mañana, cuando la playa suele estar desierta. Muy cerca, en la playa de Anakena, se encuentra el Ahu Nau Nau, posiblemente una de las postales más recurrentes de Rapa Nui, que además representa uno de los hitos más simbólicos de la isla, ya que en este lugar habrían desembarcado el rey Hotu Matu'a y su séquito, entre el año 400 y 600.

Jericoacoara, Brasil

El vecino país es una buena opción siempre. Sus miles de playas seducen a millones de turistas de todo el mundo. Es una maravilla natural, una playa rodeada de enormes dunas donde se respira un aire único, especial para realizar un turismo diferente y para quienes buscan unas vacaciones de descanso total. Una foto del atardecer es un clásico del lugar; los colores y la magia de Jericoacoara harán posible que puedas disfrutar de un espectáculo difícil de olvidar.

Si estás buscando una ciudad de playa virgen y no te importa recorrer caminos de tierra llenos de baches durante una hora para llegar hasta allí, seguramente vas a pensar que este es el paraíso. Un tip: para llegar al lugar es necesario atravesar dunas en vehículos especialmente preparados para ello. Al llegar podés preguntar por los diversos tours que se ofrecen. Como curiosidad, te cuento que estas hermosas playas fueron descubiertas a fines de la década del´70, cunado en ella se instalaron algunas comunidades hippies que aún habitan esta zona poco poblada.

Máncora, Perú

La costa peruana es un lugar mágico. En los últimos años, Máncora se ha convertido en una playa muy visitada por los surfistas peruanos y extranjeros. Se encuentra en la provincia de Talara, en el departamento de Piura, al norte del Perú y cerca del departamento de Tumbes. Es una zona que también comprende las playas y caletas de Colán, Punta Sal, Totoritas, Pocitos, Cabo Blanco, entre otras.

Este es uno de los balnearios más conocidos de todo el Perú y el destino obligado de Año Nuevo y verano. Su temporada alta es de enero a abril, Semana Santa y durante las fiestas patrias del Perú, en julio. Máncora sorprende a sus visitantes con sus típicas casas de madera elevadas sobre pilotes al borde del mar, que son ideales para pasar en familia frente al mar y disfrutar de bellos atardeceres. A la noche, nada mejor que comer una buena comida marina norteña acompañado, por supuesto, del infaltable pisco sour.

Playa de Spratt Bight, Colombia

Ni bien llegues a este destino vas a querer ponerte tu traje de baño e ir directo al agua. Se encuentra a escasos pasos del centro urbano de San Andrés y es la playa más popular de la isla. La playa Spratt Bight, también es conocida como Bahía Sardina, es un hermoso lugar que cuenta con aguas de sorprendentes matices que armonizan con kilómetros de arenas blancas, enormes cocoteros y lujosos complejos hoteleros.

Su mayor atractivo radica en su belleza escénica, con aguas que se degradan desde al azul intenso al verde aguamarina transparente, recordando un arcoíris en el mar. Es una zona conocida como el mar de los 7 colores por el espectáculo de gama de tonalidades que se forman al combinarse el celeste, el verde y el turquesa entre las aguas. A lo lejos, se puede divisar el vecino Johnny Cay y la extensa barrera coralina que protege las aguas de San Andrés. Una vista de película.