El pasado 6 de agosto se cumplieron treinta y cuatro años de la ausencia de este excéntrico cantante. Pero, ¿quién fue Klaus Nomi? ¿Y por qué es tan trascendental en la cultura pop? Nos embarcamos en un viaje espacial al pasado para conocer la historia de este particular artista alemán.

Por: Matías Irala
Klaus Sperber fue el nombre terrestre de quien posteriormente sería conocido como Klaus Nomi, un cantante que rebasó los convencionalismos debido a complejas presentaciones en las que yuxtaponía estilos musicales como ópera, rock y ciertos elementos pop. Se presentaba con un vestuario futurista y proclamaba ser un extraterrestre proveniente de una galaxia mucho más glamorosa que lo que prometían en aquel entonces los años 70.
Nomi nació en el estado de Baviera, Alemania, en 1944, donde estudió ópera desde muy temprana edad. Contrario a los chicos de la postguerra, que seguían itinerantes las vicisitudes de aquel entonces, el joven Klaus se mostraba mucho más optimista y trataba de disociar su realidad abocándose al estudio minucioso de artistas relacionados al estilo.
Con 16 años, ingresó como asistente a la Ópera Alemana de Berlín, donde se empezaron a ver los primeros destellos de lo que sería posteriormente su sello característico: el maquillaje y las cejas acentuadas. A pesar de no pertenecer oficialmente al staff de cantantes del emblemático recinto, Klaus pasaba la mayor parte del tiempo cantando y dando pequeñas presentaciones frente al personal de mantenimiento.

Llegados los 70, decidió probar suerte en New York, donde se involucró con la movida artística underground de la ciudad. Su llegada a la gran manzana sirvió para enterrar su antiguo nombre y adoptar definitivamente el alter ego Klaus Nomi, apodo inspirado por la revista Omni —relacionada a la investigación de vida extraterrestre—, su favorita.

Para sobrevivir, trabajó como cocinero en un pequeño restaurante situado en las afueras de la ciudad. En 1972, tras dos años de inmiscuirse en la vida nocturna de Nueva York, ya se vislumbraba lo que sería su carrera artística. Logró unirse a la compañía de teatro Charles Ludlam, donde obtuvo un papel basado en la obra El Oro del Rhin de Wagner. Consciente de su capacidad artística, convenció al director de presentar una versión más satírica del clásico, donde por primera vez dio vida a su estética alienígena.
Pero el éxito definitivo vendría tras su participación en la obra New Wave Vodevil, organizada en Nueva York en 1978, por el artista David McDermott, y cuyas 30 representaciones se celebraron durante cuatro noches seguidas, con la presencia de numerosos artistas. En ella, Klaus se presentó nuevamente como un extraterrestre, esta vez en una adaptación de Samson y Dalila, de Camille Saint-Saëns. Apareció enfundado en su característico traje futurista y con una puesta en escena llena de efectos especiales que impactaron a la crítica y al público. Su presentación fue a tal punto extraordinaria, que comenzaron a llover invitaciones de clubes nocturnos para que actuara.
Con un carrera mucho más sólida, Klaus Nomi comenzó a rodearse de futuras promesas de la movida pop como el artista Keith Haring, Madonna, Joey Arias, el pintor Kenny Scharf, el multifacético artista Jean-Michel Basquiat, entre otros. Uno de sus intereses era conocer a otro ser proveniente del espacio, nada y nada menos que el mítico David Bowie.
Fue tras actuar en el Mudd Club de Nueva York que finalmente logró estrechar vínculos con Bowie, quien después de una extensa conversación con el artista alemán decidió contratarlo para una presentación en el programa Saturday Night Live, interpretando uno de los clásicos de su repertorio.

La aparición en el programa le valió para que la discográfica RCA lo fichará, produciendo su primer álbum de estudio: Klaus Nomi. En consecuencia comenzó a ganar popularidad y realizó una gira por diversos países europeos y de Estados Unidos. En 1982 fue lanzado su segundo álbum titulado Simple Man, una mezcla de canciones pop, rock y ópera.

Lastimosamente, la carrera del artista se vio eclipsada al enfermar gravemente. Diagnosticado con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), su estado empeoró en cuestión de meses. En medio de grandes inconvenientes con médicos y amistades que terminaron por abandonarlo (excepto su amigo Joey Arias que lo acompañó hasta su lecho de muerte), pues la enfermedad en aquel entonces era un tabú, falleció el 6 de agosto de 1983. Tenía 39 años. Sus restos fueron incinerados y sus cenizas esparcidas por New York, hecho que fue su última voluntad.
Nomi: El artista vigente
Numerosos son los artistas que han tomado como inspiración elementos del visitante del espacio Klaus Nomi. Recorremos con VOS su legado en la cultura pop.
Inspiración animada
El cantante aparece en la serie animada The Venture Bros, como uno de los guardaespaldas de David Bowie, junto a Iggy Pop. En este episodio, Klaus ataca a sus oponentes con su canto y su corbatín, que es utilizado como ariete.

En el episodio Primal Perry de la serie de Disney Chanel Phineas y Ferb, el personaje hindú llamado Baljeet hace un video musical donde incorpora la estética de la década ochentera, en el que resaltan los trajes de plástico y el atuendo clásico de Nomi.

Verdadero fan

El cantante inglés Morrisey no ha guardado ningún tipo de tapujo a la hora de mostrar que es un gran fan del artista alemán. Durante su gira ha utilizado canciones de Nomi como Wayward Sisters y After the fall, a manera de introducción para sus shows en Kill uncle tour y en la gira norteamericana del 2007.

También, eligió Death de Nomi para su álbum de influencias de 1984, y Der Nussbaum, una reversión hecha por Klaus al clásico de Schuman, como una de sus selecciones en el programa de la BBC radio 4, en 2009.

Estilo único

El dúo neoyorquino Fischerspooner supo reinterpretar el estilo de Nomi, que lo coronó como artista avant-garde. Casey Spooner y Warren Fischer sustrajeron los elementos característicos del maquillaje de Nomi y los ritmos electrónicos de los 70 para sus vídeos musicales y presentaciones en vivo en los 90.

Lady Gaga también homenajeó a Klaus Nomi. En el video Telephone, podemos ver elementos característicos del vestuario de Nomi decorar el estilismo de la excéntrica cantante neoyorquina.

Fashionismo intergaláctico

El mundo de la moda es el que, definitivamente, más se ha rendido a la influencia de Klaus Nomi. Para la colección primavera/verano 2009 Jean Paul Gaultier rindió un excelso tributo al cantante alemán, adoptando las tipologías características del icónico atuendo de Nomi para su propuesta primaveral. En 2008, Givenchy —de la mano de Ricardo Tisci—, también cedió al estilo de Klaus Nomi.

Dejanos tu comentario

8H

Si tuvieras que calificar la gestión de Julio Mazzoleni, ¿qué nota le pondrías?

Click para votar