El ministro de la Secre­taría de Emergen­cia Nacional (SEN), Arsenio Zárate, destacó que desde que asumió el nuevo gobierno el pasado 15 de agosto, se ha llevado un total de 5.300.000 litros de agua potable para consumo humano, desde Asunción a las distintas comunidades en los rincones más lejanos del Chaco paraguayo.

En comunicación con el dia­rio La Nación Nación/Media, señaló que los convoyes par­ten desde el Comando de Ejército en Asunción, con destino al Chaco central desde donde se procede a realizar la distribución a las diferentes comunicadas cha­queñas. Indicó que los vehí­culos para la distribución interna tienen la capacidad de transportar unos 100.000 litros en cada operativo que se realiza y por día están distri­buyendo unos 300.000 litros. Mencionó que por semana se están distribuyendo alrede­dor de 1.500.000 litros de agua.

El ministro Zárate hizo la aclaración de que los camio­nes realizan también la dis­tribución de agua de los taja­mares para el consumo de los animales o bien, del aseo per­sonal de las personas, y solo el agua que se manda desde Asunción es utilizado para el consumo humano, y se le baja en un aljibe aparte.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY
La SEN se encuentra entre las principales organizadoras de este operativo de ayuda

PUNTOS MÁS CRÍTICOS

Por otra parte, el ministro de Emergencia Nacional señaló que si bien en estos días se registró lluvia en Alto Para­guay que trajo un poco de ali­vio a la situación, aún sigue crítica la situación de lugares como Pozo Hondo, Pedro P. Peña y localidades del Chaco central, como Mcal. Estiga­rribia.

“Con la ayuda de las gober­naciones con las que estamos trabajando de manera coor­dinada estamos llegando a sitios puntales. Esto fue un mandato del presidente de la República de que trabaje­mos de manera coordinada entre administración cen­tral, departamental, así como con los municipios. Pero los lugares más críticos son los que están en el sector de Pozo Colorado, Tte. Primero Irala Fernández, y la zona de Boquerón, sobre todo Mcal. Estigarribia”, indicó.

Añadió que también están brindando asistencia a las comunidades nativas, sobre todo las que están cercanas al río Pilcomayo, como Gral. Bruguez, Tte. Rojas Silva, entre otros.

APOYO INTERINSTITUCIONAL

Así mismo, señaló que son varias las instituciones que están colaborando bajo la gestión de Emergencia Nacional para llevar agua potable al Chaco, el Minis­terio de Defensa Nacional, el Servicio Nacional de Sanea­miento Ambiental (Senasa) a través del Ministerio de Salud Pública y Bienes­tar Social, el Ministerio de Obras Públicas y Comuni­caciones y la Essap.

Resaltó además que cada uno de las gobernaciones está disponiendo de vehí­culos para la distribución del agua, que sirve para apoyar a las comunidades más lejanas. Recientemente también Cavialpa (Cámara Vial Paraguaya) , cum­pliendo su rol social cor­porativo brinda un apoyo importante.

Finalmente, señaló que la SEN asiste a las comunida­des nativas con la entrega de víveres a través de kits de ali­mentos, gracias al apoyo de la Entidad Binacional Itaipú. Mencionó que hasta ahora ya se ha entregado un total de 16.000 kits de alimentos que ha llegado a igual número de familias.

Pilcomayo: esperan con ansias repunte de la riada

Pobladores de la zona de influencia del río esperan con ansias el agua que alivie la situación.

El director nacional de la Comisión de Regulación y Aprovechamiento Múltiple de la Cuenca del Río Pilcomayo, Darío Medina, informó que en los últimos días han llegado las primeras riadas del río Pilcomayo, que han comen­zado a descender de la cuenca alta trayendo un enorme ali­vio a las poblaciones que han sufrido bastante por la sequía y sobre todo la pérdida de una de sus principales fuentes de alimentación que es la pesca.

En comunicación con el dia­rio La Nación/Nación Media, comentó que hace una semana atrás se llegó al punto tan crí­tico de la sequía que se llegó a cortar o secar el cauce hídrico, a la altura de Pedro P. Peña y Pozo Hondo, debido al poco caudal de agua que traía el río Pilcomayo, como consecuen­cia de las intensas sequías en la cuenca alta en la zona de Bolivia, de donde principal­mente proviene las aguas que alimenta el cauce hídrico.

Indicó que, a raíz de esta sequía y corte del río, todas las poblaciones ribereñas han sufrido por la sequía, pero sobre todo por la alta mortan­dad de peces, que comenzó a contaminar la poca agua que circulaba. Los poblados ribe­reños viven y se mantienen a través de la pesca. En ese marco, agradeció la rápida respuesta de la Secretaría de Emergencia Nacional y al Gobierno que rápidamente comenzó a brindar respuesta, enviando camiones cisternas con agua, además de kits de alimentos.

“A esto hay que agradecer que se registraron lluvias impor­tantes en la cuenca alta del Pilcomayo en la zona de Boli­via, lo que ha generado un repunte del cauce hídrico que ha comenzado a llegar a la comunidad de Pozo Hondo y Pedro P. Peña, lo que está ayu­dando a normalizar el flujo del agua”, indicó.

Medina señaló que la Comi­sión Nacional del Río Pil­comayo es dependiente del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, y es la encar­gada del mantenimiento de la cuenca que conduce las aguas del río al territorio nacional.

ESPERANDO LAS LLUVIAS

Mencionó que se pronosti­can lluvias para los próximos días, que la población cha­queña aguarda con mucha esperanza, porque tanto en zonas ribereñas como en el Chaco central están pasando una de las crisis de sequía más grave. “Tenemos la esperanza que finalizando el mes de octu­bre empiece la temporada de lluvias. Nosotros como Comi­sión Nacional del Río Pilco­mayo, estamos trabajando en el mantenimiento y profundi­zación, ampliación y limpieza del canal”, indicó.

Mencionó que justamente la empresa TOCSA comenzó los trabajos de limpieza y ensan­chamiento en la zona de embo­cadura. Indicó que igualmente la comisión cuenta con su propia maquinaria para lle­var adelante el trabajo desde hace más de 15 días. “Estamos realizando este trabajo a fin de que cuando llegue el repunte del río tengamos las condicio­nes del terreno preparado para que el agua ingrese sin proble­mas”, acotó,

Mencionó que las riadas más importantes comienzan a mediado de diciembre, mien­tras que el punto más crítico se da entre enero y febrero. Así mismo, indicó que están a la espera del fenómeno del Niño, que también podría traer importantes lluvias. “Esta­mos esperando mucha agua y mucho flujo del río y espe­ramos tener las condiciones listas, ya que aún nos restan unos 45 días de trabajo en el canal”, comentó.

Dejanos tu comentario