El fiscal de la Unidad Especia­lizada de Delitos Económi­cos y Anticorrupción Diego Arzamendia realizó ayer un operativo que permitió la detención de un auxiliar de una unidad penal del Minis­terio Público, quien junto a otro funcionario solicitaron dinero a una persona denun­ciada por violencia familiar a fin de que el hombre no sea detenido en una causa penal.

La víctima de la extorsión había sido denunciada en otra causa por violencia familiar por su ex pareja y fue convo­cada a declaración indaga­toria hace dos semanas. En dicha audiencia, los funcio­narios le señalaron que sería detenido ese mismo día. Ante lo cual el hombre se asustó y, según su denuncia, ambos funcionarios le dijeron que no ejecutarían la orden de deten­ción si hacía un pago econó­mico. Y que además le ayu­darían a solucionar la causa penal.

El auxiliar le habría solicitado la suma de G. 10 millones, la cual fue rechazada por la víc­tima, quien manifestó que solo podía pagar G. 5 millo­nes. Tal es así que el pago se hizo en 3 entregas, primero de G. 1 millón; luego de unos días, la víctima entregó G. 2 millones y el tercer pago fue entregado ayer, por valor de G. 2 millones, completando la suma acordada.

Dejanos tu comentario