La designación de Enri­que Riera como emba­jador ante la Organiza­ción de Estados Americanos (OEA) sigue en “sala de espera” de la Cámara de Senadores. La frustración se apodera del legislador, quien describe la situación política como un pase de factura.

“Estoy un poco frustrado, esto (la postergación de su desig­nación) me lleva a pensar si no valen mis 38 años de militan­cia activa, más de 20 campañas electorales, cerca de 14 cargos públicos que fueron una opción de vida, podía optar por otra vida… Es más rápido confir­mar a un liberal que aprobar a un colorado “, expresó el legis­lador. Riera cree que algunos de sus colegas se sienten agra­viados por su conducta, por eso reprimen la posibilidad de que se trate el acuerdo constitucio­nal a su favor.

Lamenta, dice, no escuchar argumentos de peso para pos­tergar el pedido, cuando el mismo pleno dictaminó en tiempo récord el acuerdo cons­titucional para que Víctor Ríos jure como ministro de la Corte Suprema de Justicia (CSJ). Por otro lado, dijo que a su criterio, con los sectores de izquierda, su posición en defensa de la propiedad privada es lo que le cuesta la dilación de su desig­nación.

“Este mismo Senado discutió, se convirtió en comisión y en 24 horas firmó un dictamen para Ríos. Es más rápido con­firmar a un liberal que aprobar a un colorado”, recriminó. El senador colorado había pedido hace una semana que se agi­lice el pedido enviado desde el Poder Ejecutivo, pero el pleno en su primera intervención le dio la espalda para el trata­miento.

Dejanos tu comentario