En la noche del miér­coles, el ex presi­dente de la República Horacio Cartes participó del conversatorio organizado por la Asociación Rural del Paraguay (ARP) en el marco de las actividades relacio­nadas a la 75ª Edición de la Exposición Nacional de Ganadería.

En la ocasión, lamentó que el gobierno de Mario Abdo Benítez no haya iniciado ni avanzado en la construc­ción de la Universidad Poli­técnica Taiwán-Paraguay. “Vinieron los docentes dos años y teníamos que cumplir con ellos con algunas cosas que no hemos cumplido”, dijo al recordar que había pedido a la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, que envíe a docentes al Paraguay para capacitar a los jóvenes y que la misma no tardó ni dos segundos en dar su autoriza­ción a la petición.

“La presidenta pagó el pasaje de 103 paraguayos que fue­ron a Taiwán. Hace un año están allá y como ven que no estamos progresando mucho acá, quieren que se queden otro año más allá”, agregó y sostuvo que la pre­sidenta está más preocu­pada por nuestros jóvenes que nosotros mismos.

ACERCA DE LA UNIVERSIDAD

Hay que mencionar que la Universidad Politécnica Taiwán-Paraguay es un pro­yecto del gobierno de Cartes que cuenta con el apoyo del gobierno taiwanés. El mismo comenzó con la idea de sen­tar las bases del avance industrial para Paraguay y fundar la universidad poli­técnica más prestigiosa de Latinoamérica.

De esta manera, se trata del primer proyecto uni­versitario de élite, único en su categoría, para formar ingenieros de alto nivel. La Universidad Politécnica Taiwán-Paraguay plantea formar a más de 580 inge­nieros altamente califica­dos en 7 años y a un total de 1.000 en un lapso de 9 años.

Si bien hace tres años se tenía previsto iniciar la construc­ción de la futura sede, por des­idia de la actual administra­ción el proyecto nunca avanzó. Por el momento, la casa de estudios funciona en el predio prestado por el Comité Olím­pico Paraguayo (COP).

Varios factores imposibilitan la contrapartida paraguaya

Carlino Velázquez.FOTO:CAPTURA DE PANTALLA

El rector de la universidad Carlino Velázquez afirmó que, cuando se eligió el lugar para construir, no había ninguna ley que proteja de manera especial a ese lugar.

El rector de la Universidad Politécnica Taiwán-Para­guay, Carlino Velázquez, explicó que se han dado varios factores en el último año y medio que impidieron cumplir con la contrapar­tida local en lo que respecta al proyecto de Universidad Taiwán-Paraguay. Des­tacó que la universidad ya dejó de ser simplemente un proyecto porque a la fecha cuenta con 400 estudian­tes. Explicó que la situación de los 107 estudiantes que están cursando sus estudios en Taiwán inicialmente fue­ron por un año, pero luego por el tema de la pandemia, sumado a que el Paraguay no tiene aún montado un labo­ratorio, que es clave para la formación de los alumnos, el gobierno taiwanés decidió mantenerlos en su país por 6 meses más para continuar así su formación.

“Nosotros les pedimos que aguanten un semestre más y completar así la malla curricular correctamente. Porque la idea es que estos alumnos obtengan la doble titulación tanto de la UPTP como la Taiwan Tech, para ello deben cumplir con cier­tos estándares que son muy altos”, explicó.

En cuanto a la construcción del edificio para la universi­dad, explicó que el proyecto comenzó a finales del 2017, buscando un lugar donde pueda funcionar la univer­sidad, la cual no puede ser instalada en cualquier sitio sin tener en consideración varios factores. “Buscando predios del Estado que no tuvieran otro uso, habíamos optado por proyectar en la punta de lo que se denomina Parque Guasu. Hay que acla­rar que cuando iniciamos el proyecto el parque, que es propiedad del Estado, no había ninguna ley que pro­teja de manera especial a ese lugar contra un proyecto de esta naturaleza. Pero, ade­más, el proyecto tampoco es invasivo, por el contrario, es amigable con el ambiente”, acotó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar