Teniendo en cuenta el caso que involucra al parlamentario por responder por el supuesto dueño de la mercadería, el director de Aduanas decidió evidenciar los casos y realizar la denuncia ante la Fiscalía.

El senador Martín Aré­valo es el protago­nista de esta semana, ante la denuncia que lo sal­pica por supuesto tráfico de influencia con un carga­mento de contrabando. Las acusaciones que se dieron en su contra serán tema de análisis en una comisión de la Cámara Alta, y no se des­carta una pérdida de inves­tidura.

La gravedad del hecho irre­gular desembocó en idas y vueltas entre el senador y el director de Aduanas, Julio Fernández, teniendo en cuenta que surgen versio­nes diferentes. En este con­texto, La Nación considera al legislador como el polí­tico de la semana por estar involucrado en esta activi­dad ilegal.

ESCUCHARÁN VERSIONES

El senador Arnaldo Franco, presidente de la Comi­sión Anticontrabando de la Cámara Alta, anunció que mañana lunes escu­charán las versiones de su colega Martín Arévalo y del director de Aduanas, por el supuesto robo de merca­derías de contrabando y la actuación del senador para lograr salvar la carga.

No hay un plazo ni fecha para emitir un informe sobre la denuncia del sena­dor por el supuesto robo de mercaderías de Aduanas y la versión de Fernández sobre presunto tráfico de influen­cias. Ambas versiones serán escuchadas por los integran­tes de la comisión.

INTENTO DE TRÁFICO DE INFLUENCIAS

La denuncia de Fernán­dez se da por el ingreso de un cargamento de produc­tos electrónicos de manera ilegal, hecho que consideró “inaudito y grotesco”, más aún porque el senador sería quien está abogando por el tema. Teniendo en cuenta el caso que involucra a Aré­valo por responder por el supuesto dueño de la mer­cadería, el director decidió hace una semana evidenciar los casos y realizar la denun­cia a la Fiscalía.

Arévalo supuestamente habría estado haciendo lobby a favor de un empresa­rio extranjero que pretendía ingresar a Paraguay un car­gamento de productos elec­trónicos de manera ilegal. Cuando el caso salió a luz, Fernández también deci­dió ventilar varias solicitu­des realizadas por el senador para colocar a las personas en puestos claves dentro de la institución.

La insistencia de este para ubicar a los suyos en car­gos aduaneros fue uno de los motivos por los que Fer­nández presentó la denun­cia por presunto tráfico de influencias. El intento de tráfico de influencias por las cargas que fueron declara­das en contrabando están en manos de la Fiscalía y tam­bién en manos del Poder Legislativo.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar