En un ambiente tenso por piquetes, cor­tes de ruta, caos en el tránsito vehicular en el microcentro y una ciudada­nía que siente coartado su derecho al libre tránsito y libertad para trabajar, el pre­sidente de la República, Mario Abdo Benítez, se prepara para celebrar su tercer aniversa­rio de mandato el próximo domingo 15 de agosto. Si bien de manera oficial aún no hay una agenda de actividades del Ejecutivo para ese día, el ambiente social no permite mucha celebración debido a la crisis que reina en los últi­mos días.

Desde hace más de una semana camioneros están en pie de guerra, moviliza­dos exigiendo al Gobierno la aprobación de la ley de fletes. Si bien se han buscado varias vías de solución, hasta el momento no se está pudiendo lograr un acuerdo entre las partes. Esto ha llevado a que los camioneros estén cons­tantemente realizando corte de rutas con sus vehículos de gran porte, o bien obligando a otros conductores que no se plegaron a su medida de fuerza a quedar varados en la ruta por largas horas, cau­sando un desabastecimiento de productos a nivel país.

A esta movilización se sumó esta semana la marcha de cam­pesinos e indígenas que llega­ron a la capital del país para exigir el cumplimiento del acuerdo firmado en el 2019 y el desembolso de US$ 25 millo­nes para la asistencia de la agri­cultura familiar campesina. Si embargo, ayer el Ministerio de Agricultura y Ganadería logró firmar un acuerdo con los cam­pesinos, que inmediatamente levantaron su medida de fuerza. Esto no sin antes cau­sar un caos en el tránsito del microcentro, cerrando calles por varias horas e incomo­dando a los vecinos y comer­cios de la capital.

De hecho, varios comercian­tes y oficinistas denunciaron en la tarde del miércoles que fueron amenazados por diri­gentes campesinos, que no les permiten ingresar o salir de sus locales comerciales u oficinas. Además, todas estas acciones de los campesinos son cometidas ante la mirada indiferente e inacción de los efectivos de la Policía Nacio­nal, a los que solo se los ve parados entre los manifes­tantes, de acuerdo a varios videos que fueron viraliza­dos en redes sociales.

Al respecto, el titular del Club de Ejecutivos del Paraguay, Jaime Egüez, manifestó la pre­ocupación de sus asociados, quienes señalaron que sienten que el microcentro de Asun­ción prácticamente está siendo tomado como rehén con enor­mes limitaciones de circula­ción y prohibición de ingresar o salir de sus negocios.

Egüez consideró al respecto que lo grave que está ocu­rriendo es que se está privando de derechos de la libre circu­lación y el impedimento de poder trabajar de todo ciuda­dano. “Últimamente cualquier grupo que tiene su derecho de hacer su reclamo al Gobierno está secuestrando las liberta­des ciudadanas que tiene cual­quier persona. Se está ante una total pérdida de legitimidad del orden público, ante la inac­ción de la Policía que se queda de brazos cruzados sin tomar acción de oficio ante la reali­dad de los hechos”, cuestionó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar