El ingeniero Ángel María Recalde, ex titular de la Entidad Binacional Yacyretá, habló sobre la preocupante situa­ción de la bajante del río Paraná a causa de la sequía, que está poniendo en riesgo incluso a la producción hidroeléctrica. Indicó que si bien en la historia de las bina­cionales Itaipú y Yacyretá, e incluso el Acaray, nunca registraron paro en el funcio­namiento de sus turbinas, de continuar la bajante se podría llegar a experimentar el paro de la producción.

En entrevista en el programa “A Punto”, que se emite por el canal GEN, Recalde indicó que el problema de la bajante del río se está viviendo en toda la cuenca del río Paraná. El cual nace en territorio brasileño, y se alimenta de varias otras subcuencas como el Para­naíba, el Paranapanema, río Grande, entre otros, en las que existen, por dar un número, 100 centrales hidroeléctricas, según señaló.

El ex director de la EBY manifestó su preocupación por la bajante del río.FOTO:CHRISTIAN MEZA

El ingeniero mencionó que, en este momento, todas esas centrales hidroeléctricas, en un promedio, están con el 28% de su reservorio. “Del 100% que tendrían que tener, un 80, 70, hoy están con un 28%; y la proyección de todas esas centrales, para el 30 de noviembre es que van a lle­gar al 10%. Es decir, hoy están mal, y van a llegar a peor, y eso afecta a todas las centrales hidroeléctricas que están en la cuenca del Paraná, inclu­yendo a Itaipú y Yacyretá que son las dos últimas cen­trales que están sobre el río Paraná”, comentó.

ITAIPÚ OPERA EN BAJA

Indicó que hoy, Itaipú está operando por debajo de 5.000Mw de potencia, cuando su contrato habla de que debe suministrar más de 12.100Mw. Si bien, aclaró que no maneja la informa­ción precisa, pero indicó que Yacyretá está operando por los 1.000Mw. “Realmente, la situación está muy preocu­pante”, enfatizó.

Todas esas centrales hidroeléctricas, en un promedio, están con el 28% de su reservorio.FOTO:ARCHIVO

Señaló que Itaipú y Yacyretá son las últimas dos hidroeléc­tricas en la serie de centra­les a lo largo de la cuenca del Paraná al igual que el Aca­ray, que no consume mucho, pero tiene un gran reservo­rio por la presa del Iguazú; en el pasado nunca dejaron de funcionar por falta de agua; el profesional no des­carta que, si continúa con la bajante, puede llegar al punto en que las turbinas dejen de funcionar a causa de la sequía. “No tenemos nosotros en la historia de las tres centrales que hayan parado por falta de agua, pero sí los brasile­ños experimentaron eso. Pero ellos tienen más de 600 cen­trales hidroeléctricas, por­que ellos colocan turbinas hasta por debajo de la canilla. Entonces, pequeños cursos de agua que tienen, los apro­vechan”, explicó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar