Justo Ferreira, su hija Patricia Ferreira, accionista y presi­denta de la firma Imedic SA, y otros acusados enfrentarán un juicio oral y público por los delitos de contrabando, aso­ciación criminal y producción de documentos no auténticos por la compra fallida de insu­mos médicos para el Ministe­rio de Salud durante la pan­demia del covid-19 en el 2020. Así resolvió el juez de Deli­tos Económicos Humberto Otazú luego de la audiencia preliminar llevada a cabo vía telemática.

Además de padre e hija, esta­rán sentados en el banquillo de los acusados Carlos Gama­rra, despachante aduanero, Guillermo Molinas y Gustavo Adolfo Acosta, funcionarios de la Aduana.

Otazú informó que rechazó los incidentes planteados, entre ellos la nulidad de la acusación fiscal y el sobre­seimiento definitivo plan­teado por la defensa de los procesados. Ahora se deberá sortear al tribunal de sen­tencia que tendrá a su cargo juzgar a los procesados en el presente caso.

Asimismo, con respecto al pedido de sobreseimiento definitivo por parte del Ministerio Público en favor de Lauri Pohl, el juez deci­dió hacer lugar porque en el comportamiento del mismo no existe ninguna responsa­bilidad penal. Otazú otorgó la misma medida a Mario Joel Olmedo, quien falleció a causa del covid-19.

La firma Imedic debía pro­veer al Ministerio de Salud insumos médicos para la lucha contra la pandemia del covid-19, donde la refe­rida empresa quiso intro­ducir de forma irregular 50 camas hospitalarias.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar