Con el grito unánime de “Vacunas ya”, la ciuda­danía se autoconvocó ayer en el microcentro de Asunción en inmediaciones del Congreso Nacional, repu­diando al gobierno por la falta de insumos en los hospitales, la crisis sanitaria y la incompe­tencia de las autoridades para preparar una contingencia sanitaria a un año del ingreso de la pandemia del covid-19 al país. Lo que en principio fue una protesta tranquila y parecía ser que así termina­ría, radicalmente cambió el panorama y desencadenó en agresiones, destrozos, bali­nes de goma, carros hidrantes, represión de la policía mon­tada y manifestantes y comu­nicadores heridos a causa de la violencia que se desató.

Esta situación derivó en lo que es considerado un hecho histórico: con pañuelos blan­cos los agentes policiales pidieron a los manifestan­tes poner fin a los enfrenta­mientos y retornar a la calma. Se desconoce si el pedido fue tras una indicación por parte de las autoridades encarga­das de la seguridad interna del país, ya sea el ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, o el comandante de la Policía Nacional, Francisco Resquín, o el hecho de bajar los brazos fue por iniciativa propia.

Manifestantes exigieron también la renuncia del presidente de la República, Mario Abdo Benítez.FOTO:CARLOS JURI

La ciudadanía en su gran mayoría se manifestaba en forma pacífica, sin ningún incidente, mientras trans­currió la tarde, pero cayó la noche minutos antes de las 20:00 y un grupo de inadap­tados, aparentemente redu­cido, comenzó a incitar a la Policía quemando basura, tirando petardos hacia los efectivos policiales, según manifestaron los propios jóve­nes que estaban cerca de ellos y eso causó el desborde y una fuerte represión policial. Así también, intentaron incen­diar la sede del Ministerio de Hacienda así como otros salo­nes comerciales de la zona. Los destrozos que se registraron en la zona son cuantiosos.

Efectivos de la Policía reac­cionaron tirando balines, los hidrantes lanzaron los cho­rros de agua y la montada se movilizó para dispersar a la muchedumbre que en estam­pida comenzó a correr hacia el microcentro calles arriba. Ya aprovechándose de la noche, ciertos grupos de inadaptados causaron destrozos a oficinas de públicas de la Policía Nacio­nal, comercios y demás.

Se menciona que entre los manifestantes había cientos de infiltrados quienes en realidad solo buscaban incidentar la jornada.FOTO:CARLOS JURI

AUTOCONVOCATORIA

La crisis sanitaria llegó a un pico álgido esta semana, con la falta de insumos básicos en las terapias intensivas. Médi­cos y familiares de internados levantaron la voz de reclamo por la carencia y la costosa venta de los fármacos. Por ello, la ciudadanía se auto­convocó a través de las redes sociales, y esta convocatoria tuvo resonancia en todos los estratos sociales y personas de todos los sectores se sumaron a apoyar la salida.

La movilización arrancó con la entonación del Himno Nacional poco después de las 18:00. La muchedumbre fue creciendo con el pasar de las horas, en su mayoría jóve­nes, y personas que salían de sus lugares de trabajo. Los manifestantes entonaban juntos cánticos como “que se vayan todos”, haciendo referencia a que no era sufi­ciente con la sola renun­cia del ministro de Salud Pública, Julio Mazzoleni.

Varios manifestantes fueron heridos con balines de goma.FOTO:CRISTÓBAL NÚÑEZ

“MARTIRIO DE LA GENTE”

Vestidos con la camiseta albirroja, portando ban­deras o usando atuendos patrios y con pancartas con mensajes como “Mar­tirio de la gente”, la ciuda­danía expresó su hartazgo ante toda la crisis gene­rada por la pandemia, pero más por la falta de acción concreta del Gobierno y la corrupción imperante.

“Marito, aquí te contamos lo que pasa en el país, ya que vos no querés leer las noticias y te pasás leyendo la Biblia”, expresó Ana, una de las mani­festantes. “Venimos a mos­trar a estos políticos, para decirles que la ciudadanía está harta de esta situación”, manifestó Marcos. “Estamos cansados de la corrupción del gobierno de Marito, no sé si es por inútil o falta de com­promiso con la gente, pero cada vez está siendo más desastre”, dijo Ronald.

Los manifestantes causaron destrozos en los alrededores del Congreso Nacional.FOTO:CRISTÓBAL NÚNEZ

DECOMISO

Desde el mediodía la Comandancia de la Policía Nacional dispuso el acor­donamiento de las inme­diaciones del Congreso a fin de realizar controles de los manifestantes. Durante esos controles pudieron decomisar una serie de ele­mentos punzocortantes, como cuchillos, estoques, bombas, cadenas de metal, entre otros elementos con­siderados peligrosos.

JUICIO POLÍTICO

Otro de los cánticos que más fuerte y al unísono entonó la muchedumbre fue el pedido de juicio político al presi­dente de la República, Mario Abdo Benítez. De hecho, había un grupo de ciudadanos que hacían correr una planilla para juntar firmas para el juicio político.

En Ciudad del Este los ciudadanos descontentos con el Gobierno también alzaron su voz de protesta.FOTO:DOLLY GALEANO

INFILTRADOS

El comisario Silvino Legui­zamón mencionó en con­tacto con canal GEN que desde la Comandancia manejaban la información de que habría infiltrados en la manifestación con el único objetivo de crear disturbios. “La información que está­bamos manejando es que ese grupo de personas llegó y tenemos imágenes que en su momento vamos a dar a conocer”, expresó.

POLICÍA SECUESTRADO

Un grupo de manifestantes secuestraron por minutos a un agente policial, quien fue liberado una vez que ambos bandos, protestantes y poli­ciales, se toparon nueva­mente frente a frente.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar