El proyecto de desafec­tación de las tierras de Marina Cué es resis­tido por varios sectores de la sociedad, que exigen el veto de la iniciativa. Alegan que de promulgarse la normativa se estarían legalizando las ocu­paciones irregulares que se dan en varias partes del país. Sostienen también que sería una incoherencia parlamen­taria teniendo en cuenta que recientemente fue aprobada la ley que extiende la prohibi­ción de deforestar por 10 años.

Desde la Unión de Gremios de la Producción (UGP) cuestio­nan la postura del Gobierno y del presidente de la República, Mario Abdo Benítez, porque las tierras en discusión son un área silvestre protegida.

“Lo que corresponde es el veto. En primer lugar, es un área sil­vestre protegida, no sujeta a la reforma agraria, y se daría legi­timidad a las ocupaciones de tierras”, explicó el presidente de la UGP, Beltrán Macchi.

Afirman que con la promulgación de la ley se violará el alcance de la nueva normativa de Deforestación Cero.FOTO:ARCHIVO

Mencionó que con esta ley solo se violaría la Constitución Nacional. “Esa es una línea de trabajo en la que se venía protegiendo los bosques desde el 2005 en la Región Oriental y ahora desde esa ley del 2005 taxativamente está que no se pueden destinar bosques para la reforma agraria”, sentenció.

Por su parte, el ex ministro de Medio Ambiente Rolando de Barros Barreto dijo que puede llegar a “fijar un antecedente nefasto para la conservación y protección de recursos natu­rales”. Aseveró que con la apro­bación la Cámara de Senado­res de manera “meteórica” está violando así todas las leyes en materia medioambiental.

INCOHERENCIA

De Barros Barreto hizo alu­sión a la incoherencia de los parlamentarios, quienes die­ron luz verde a la prórroga de la deforestación cero por 10 años más, que en su artículo 4 pro­híbe la emisión de permisos, licencias y habilitaciones que puedan dar un cambio en el uso de suelo. Específicamente, recrimina la deforestación que se causará en la reserva cientí­fica. “Es tan clara la ley que los diputados y senadores están violando la última promulga­ción de la Ley de Deforestación Cero”, dijo para dar a entender la incoherencia que se suscita en este caso de ocupación de parte de sintierras.

DEFORESTACIÓN

La WWF Paraguay también sentó postura sobre la ley y a través de un comunicado afirmó que la regularización de la tenencia de las tierras de Marina Cué, actualmente Reserva Yberá, a favor de los campesinos víctimas de la masacre de Curuguaty, violará la recientemente promulgada Ley de Deforestación Cero, atentando contra el hábitat de diversas especies de animales y plantas únicas en el mundo.

“Recientemente el Poder Legislativo aprobó el pro­yecto de ley que transfiere al Instituto Nacional de Desa­rrollo Rural y de la Tierra la totalidad de la Reserva Yberá, con el fin de que este instituto la transforme en un asenta­miento humano. Esto violaría flagrantemente la recién pro­mulgada Ley N° 6256, conocida como Deforestación Cero, que estará vigente por los próximos 10 años y prohíbe dichos asen­tamientos en zonas de bosques nativos”, sostiene la nota publi­cada en su página web.

Añaden también que mediante la iniciativa sancionada en el Congreso Nacional y en caso de ser promulgada por el pre­sidente de la República cons­tituirá una “transgresión a la Ley 352/94 de Áreas Sil­vestres Protegidas, ya que la Reserva Yberá fue transferida al Mades (ex Seam) por medio de la Ley Nº 5530”, refiere.

Señalaron que de instalarse un asentamiento humano en la zona como un mecanismo de compensación por parte del Indert y el Mades a los labriegos, el daño ya no podrá ser “compensado, ya que la Reserva Yberá es única por su ubicación en el centro del corredor que une a Morombí y Mbaracayú. Desde sus inicios WWF-Paraguay se pronuncia sobre las actividades ilegales de deforestación, estas activi­dades se verifican mediante un Sistema de Monitoreo Satelital (GIS)”, refiere.

ENTREGUISTA

Mientras que el senador colo­rado Sergio Godoy calificó al gobierno del presidente Abdo Benítez de entreguista al anun­ciar días atrás que promulgará el proyecto sobre la regulariza­ción de la tenencia de las tierras de la Reserva Yberá, ex Marina Cué, a favor de los “invasores y asesinos de policías”.

“Este gobierno entreguista lo hizo de nuevo. Otorgó Marina Cué a los invasores y asesinos de policías; la reserva natu­ral será depredada (abajo votación realizada a tam­bor batiente). Regaló US$ 7.000.000 a una empresa fantasma argentina. Hoy más que nunca la traición no se perdona. Su aprobación fue a tambor batiente, en menos de 24 horas se aprobó y está claro que el presidente de la República está detrás, ya que los senadores de Añetete se fueron todos al terminar la votación”, sentenció.

Cuestionó también que el proyecto fue sancionado velozmente por el Congreso Nacional, sin contar con el tiempo suficiente para su análisis con autoridades del Gobierno así como referentes en materia ambiental.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar