La senadora Lilian Samaniego, presidenta de la comisión de Relaciones Exteriores, estaría operando fuertemente para que su novio Jorge Antonio Coscia Sacarello, actual cónsul de Foz de Yguazú, sea ministro de Relaciones Exteriores, y la sospecha se da ante el sistemático y llamativo ataque de la legisladora contra el canciller Antonio Rivas Palacios.

En diciembre del 2019 ya empezaron los ataques de la senadora Samaniego contra Rivas, a quien le tildó de mentiroso cuando el otro decía que no tenía deudas con los funcionarios, mucho menos en alquileres de sedes consulares y otras representaciones paraguayas, además de la baja recaudación. Sin embargo, esta está a favor con que políticos copen todos los despachos consulares.

Ya en tiempos de pandemia, Samaniego criticó duramente a Rivas por no aplicar la austeridad en esta situación, como cerrar algunos consulados que recaudan menos de lo que gastan al mantener funcionarios con altos salarios.

En agosto pasado, Samaniego nuevamente salió al paso de las declaraciones de Rivas, quien había dicho que estaba en pleno proyecto de abrir al menos diez embajadas más, a lo que la legisladora manifestó que las pretensiones del ministro no condicen con la realidad, ya que en todos los ministerios se habían hecho recortes, hasta presupuestarios.

Jorge Antonio Coscia Sacarello, novio de Lilian Samaniego, fue nombrado por el presidente Mario Abdo Benítez en diciembre del 2018, también estuvo en el período anterior como cónsul general de Foz de Yguazú y no siendo un diplomático escalafonado fue beneficiado con el máximo salario de 7.641 dólares al mes, es decir 51 millones de guaraníes.

Al no ser diplomático escalafonado, la designación de Coscia Sacarello como cónsul violó la Ley 1.335/99 del servicio diplomático y consular del Paraguay, además de la convención de Viena sobre relaciones consulares.

Desde el periodo anterior, Coscia Sacarello fue duramente criticado por su ausencia sistemática en la sede consular en favor de los compatriotas, ya que no se podían canalizar varios pedidos de los paraguayos que trabajan y viven en Brasil.

Es más, en estos tiempos de pandemia el cónsul no se hace encontrar por los compatriotas que intentan pasar hacía el lado paraguayo. Muchas trabas le han puesto a paraguayos que volvían desde varias ciudades de Brasil, ya que algunos documentos deben llevar la firma del cónsul, pero este está más por Asunción que por Foz de Yguazú.

Ante esta situación, los compatriotas que retornan de distintas regiones del Brasil estuvieron abandonados a su suerte por Foz de Yguazú o por el Puente de la Amistad, ya que no pudieron ingresar de manera rápida.

Dejanos tu comentario

10H

A su criterio, ¿los senadores deberían pedir la pérdida de investidura de Sixto Pereira?

Click para votar