El presidente de la Repú­blica, Mario Abdo Benítez, afirmó ser uno de los mejo­res soldados de Dios ante las situaciones que viene enfrentando su gobierno durante estos dos años. Agregó que todos los con­flictos para él son una batalla y detalló que tuvo más problemas que cual­quier mandatario en época democrática.

“Se realizó mucho a pesar de que nos tocaron tal vez los dos años difíciles que a cualquier presidente de la era democrática, no solo viento en contra, tormenta, intento de juicio político, de todo tuvimos, pero Dios da las batallas más difíciles a sus mejores soldados y acá esta­mos, no nos rendiremos por­que tenemos la fe y la creen­cia de que Dios está haciendo esto para transformar nues­tra nación y transformarnos a nosotros en nuestro propio interior”, sostuvo.

El mandatario realizó ayer su jornada de gobierno en el departamento de Canin­deyú, donde se refirió sobre “efectos de manipu­lación” de las informacio­nes referentes a su admi­nistración por opiniones sesgadas, provenientes de ambiciones políticas. “Es importante interpelarnos a nosotros mismos y sacar conclusiones propias con base en conocimientos, porque muchas veces toda la población y todos noso­tros sufrimos los efectos de la manipulación, de opinio­nes sesgadas por ambicio­nes políticas desmedidas e inoportunas, entonces es bueno aprovechar estos momentos para interpelar­nos entre paraguayos para ver qué estamos haciendo, para ver cuál será el trabajo conjunto y la corresponsa­bilidad”, comentó.

Dejanos tu comentario

9H

¿Los senadores deben votar por la destitución de Rodolfo Friedmann?

Click para votar