La abogada y dirigente libe­ral Olga Paredes, quien apa­rece en el video del circuito cerrado pateando lo que aparenta ser un casquillo de bala, alterando la escena del crimen, la noche que murió Rodrigo Quintana, admitió que lo que ella empujó y reu­bicó con uno de sus pies era un casquillo de proyectil per­cutido de arma de fuego.

La misma ganó gran noto­riedad en estas semanas por su llamativo accionar en la escena del crimen de Rodrigo Quintana la madrugada del 1 de abril del 2017.

Asimismo, asegura que el video que ahora la incri­mina, en la manipulación de la escena del crimen, “está editado” y pide que se mire las 7 horas de duración para entender el contexto. “Yo puse en resguardo una cosa que ni sabía lo que era. Yo que­ría que se sepa quiénes fue­ron los policías que mataron a Rodrigo y quiénes fueron los que dieron la orden”, dijo la dirigente liberal.

“Nosotros no somos los delin­cuentes. Quiero creer que todos queremos saber quiénes fueron los policías que mata­ron a Rodrigo Quintana y quién dio la orden. Yo no pude ir a mi casa y dejar así nomás. Tenía que esperar que venga la Fiscalía y haga su trabajo, todo el PLRA estaba lleno de vaini­llas y sangre”, insistió Paredes en diálogo con la radio Uni­verso 970 AM.

Tras la divulgación de videos grabados en el Circuito Cerrado de Televisión de la sede del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) en la noche del 31 de marzo del 2017 y madrugada del día siguiente, Paredes ya no puede negar su presencia en el sitio, ni su accionar. Lo único que le quedaría sería explicar por qué hizo lo que hizo.

Es decir, por qué alteró la escena del crimen, aunque Paredes, en una especie de círculo vicioso, alega que con la divulgación de los videos en cuestión lo que se pretende es “instalar” que ella alteró la escena del crimen.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar