La disponibilidad de 60 becas completas para nuevos estudiantes anunció el rector de la Uni­versidad Católica, Narciso Velázquez, durante el oficio de conmemoración que se llevó a cabo en la noche del jueves en la Catedral Metropolitana.

“Ofrecer becas es ofrecer oportunidades y estamos seguros de que entre estos beneficiarios estamos sem­brando los gestores de los que seguirán esta cons­trucción que el Paraguay está haciendo desde su ini­cio como Nación”, apuntó la autoridad universitaria.

En diálogo con La Nación, explicó que los 60 años de la casa de estudios signifi­can “sobre todo una perma­nencia, un mirar hacia lo que hemos pasado y encon­trarnos con la valentía y la audacia de quienes han estado en este proceso”.

La concurrencia oró por la continuidad de la casa de altos estudios.FOTO:CRISTÓBAL NÚÑEZ
La concurrencia oró por la continuidad de la casa de altos estudios.FOTO:CRISTÓBAL NÚÑEZ

Indicó entonces que era importante tener en cuenta al arzobispo, monseñor Aní­bal Mena Porta, quien “tenía la idea de hacerlo en Asun­ción y cuando planteó a los obispos esa idea corría 1959, fecha emblemática porque en esa época se sucedieron una serie de hechos a nivel nacional a partir del gobierno que tomaba una hegemonía, y una consolidación que se cer­nía como quien patrocinaba un esquema que podía peli­grar las libertades”, recordó.

“Se disuelve el Parlamento, se revisa la Constitución, se permite la reelección sin límites, y todo ello sirvió para que los obispos dije­ran que se necesitaba crear una institución de educación que forme líderes de pensa­miento, de opinión, pero con una formación calificada y así quedó plasmado en el pri­mer artículo del estatuto que la nombra como Universidad Católica del Paraguay, con el nombre de Nuestra Señora de la Asunción, porque hace una identificación que señala que la universidad no se va a quedar sólo en la capital”, indicó.

“En 1960 abre sus puertas con dos facultades, Derecho y Filosofía y Ciencias Huma­nas, donde estaba clara la intención de ahondar el cono­cimiento y buscar la verdad. Ese año se concreta la pri­mera sede fuera de la capital con un aula extensiva en la ciudad de Villarrica, y des­pués en 1961, seis meses des­pués, en Concepción ve la luz otra aula extensiva, si nos imaginamos esos años para llegar a esos lugares”, señaló.

Ya en 1962 se abriría la sede de Encarnación hasta lle­gar a las 25 sedes en 16 ciu­dades de 10 departamentos a los que ha llegado hoy en sus 60 años la casa de altos estudios. “Esto nos permite decir que gracias a aquellos incansables y valientes ges­tores de esta historia, cele­brar 60 años es un homenaje merecido”, concluyó.

ALTOS ESTUDIOS DE CALIDAD

“Tenemos más de 60 mil egresados desde nuestra fun­dación”, destacó el rector de la Universidad Católica, Nar­ciso Velázquez, en el oficio religioso. “Empresarios, inves­tigadores, comunicadores, artistas, líderes del país sur­gieron de nuestras aulas y son motivo de orgullo y compro­miso”, agregó. La Universi­dad Católica tiene más de 121 carreras de grado y un total de 126 posgrados. Ofrece, además, 55 titulaciones y tiene 437 registros en el Con­sejo Nacional de Educación Superior (Cones) entre carre­ras de grado y de posgrado. También posee otras 41 carre­ras acreditadas en su calidad por la Aneaes.

“Celebrar 60 años es una fiesta por sí misma, pero es algo que entendemos es de toda la sociedad y no una cuestión de intramuros, por eso nos dejamos interpe­lar por lo que las investiga­ciones actuales proponen”, señaló.

Se anunció que habrá 60 becas disponibles para alumnos de la educación media.FOTO:CRISTÓBAL NÚÑEZ
Se anunció que habrá 60 becas disponibles para alumnos de la educación media.FOTO:CRISTÓBAL NÚÑEZ

Desafíos al futuro

“Queremos abrir todas las posibilidades de la tecnología a los jóvenes, estar atentos a esta nueva generación de nativos digitales”, dijo el rector.

“Esto nos exige definitiva­mente la innovación mental a los que estamos como direc­tivos docentes, administrati­vos”, apuntó. Expuso que las nuevas tecnologías exigen y cuestionan “nuestro modo de formar personas de hoy para mañana y tenemos que dejar­nos cuestionar por la socie­dad porque la universidad en esencia debe ser creadora de conocimiento y debe ser por ello la que orienta el modo de ser de la sociedad, debe ser la formadora de líderes y la que interpreta lo que la sociedad y el ser humano de hoy plan­tea, muchas veces de forma agresiva, en un lenguaje que tiene que ser interpretado por el centro del saber, el conoci­miento para darle un curso eficiente y conducente, que ayude a la comunidad y en esa tarea estamos”, comentó.

Dijo que la idea es construir una actualización perma­nente: “Continuamente con nuestra área especializada de currículum estamos plan­teándonos la innovación en las metodologías, estudiando qué carreras son necesarias hoy y en qué ámbitos para fortalecer nuestra malla, eso entendiendo que también tenemos el desafío de la edu­cación a distancia”, expuso.

Recordó que “lo que se plan­tea, no ya con el modo presen­cial, son las llamadas aulas virtuales, un mundo nuevo en el que la oportunidad de la informática y de la tecno­logía brinda espacios y modos nuevos”, indicó.