El intendente de Fernando de la Mora reveló que una de las razones del enojo en contra del ex director de Empleo, Enrique López Arce, fue que haya organizado un evento en un municipio liberal.

Según cuentan, la propia ministra “yoga” solicitó aprovechar la confusión para despacharlo al funcionario, a raíz de excesos de protagonismo que estaba teniendo en su gestión.

Sorprendió la reacción ciudadana en relación al caso “Kelembu”. Prácticamente fue unánime el apoyo hacia el actuar de los agentes de tránsito. Evidentemente, ese estilo de hacer política en forma prepotente y descontrolada, al estilo “Payo”, no cae para nada bien.

Lo raro es que es “moda” y viene solo de los políticos opositores del Este. Son ejemplos “Payo” y el diputado Jorge Brítez, quien semanas atrás rompió con un martillo un baño público. El caso “Kelembu” es uno más y generó repudio.

“Nenecho” le bajó la gran Petra con su famosa nómina de pandilleros que nunca apareció. Hasta ahora no dio a conocer la lista de los supuestos 385 funcionarios despedidos de la Municipalidad de Asunción.

De mentiroso le trató la concejala Rosana Rolón al nuevo intendente. Por lo visto hubo una intención de sacar a la calle a los funciona­rios que ingresaron por favores políticos, pero se percataron de que muchos de ellos eran aliados del grupo que llevó al ex participante de Calle 7 a ocupar la silla que dejó Ferreiro. ¡Qué pelada!

Hablando de Mario. Para hoy está marcada su audiencia por el caso administración paralela. Se supone que aportará datos y elementos para no quedar pegado al fatazo que se descubrió y lo tumbó.

Ayer, su ex directora de Transparencia le mandó al frente al declarar que el ex intendente estaba al tanto y, es más, avaló el descarado despojo de sus aliados a las arcas de la municipalidad. ¡Esto no es un chiste!