El Tribunal Superior de Justicia Electo­ral (TSJE) respon­dió a la protesta realizada por la firma venezolana Smartmatic ante la Direc­ción Nacional de Contra­taciones Públicas (DNCP) tras ser descalificada del proceso en torno al alquiler de las 15.000 máquinas de votación que serán utiliza­das en las elecciones muni­cipales del 2020.

A la vez, la institución urgió a la dirección encabezada por Pablo Seitz que se expida en la brevedad posible sobre el con­flicto, teniendo en cuenta que tendrá la ultima palabra. La DNCP cuenta con 5 días hábiles para emitir una decisión sobre el proceso licitatorio. El Tribu­nal Electoral tenía tiempo de responder a la impugnación hasta el día de hoy.

“Ayer (por lunes) respon­dimos. No puedo opinar sobre el contenido de nues­tra respuesta. La decisión final ahora está en la DNCP. Nosotros, en la nota, le pedi­mos una pronta decisión, teniendo en cuenta que en este tema está en juego nues­tro cronograma electoral”, argumentó el asesor de la Justicia Electoral y coordi­nador general de la Comi­sión para la Implementación del Voto Electrónico, Luis Alberto Mauro.

Sus declaraciones surgen debido a que el TSJE prevía la necesidad de adquirir las máquinas para el próximo mes con la finalidad de ini­ciar las capacitaciones a la ciudadanía.

Smartmatic había presen­tado en la semana anterior la impugnación contra la reso­lución del TSJE, impidiendo la apertura de la oferta eco­nómica por parte de la empresa Magic Software Argentina (MSA), que debió realizarse el pasado 9 de enero. Según la postura del TSJE, Smartmatic no cum­plió con algunos protocolos de prueba de funcionalidad de las máquinas, como por ejemplo el gramaje de papel requerido para el uso de los boletines de votos, actas y certificados.