La contratación de poten­cia para este año para la Ande (Paraguay) y Eletrobrás (Brasil) aún no fue definida por la Itaipú. Esto se debe a la tirantez generada por la fallida firma del acta secreta bilateral entre los presidentes Mario Abdo Benítez y Jair Bol­sonaro, afirmó Ángel María Recalde, ex titular de la bina­cional y miembro de la comi­sión que asesora al Gobierno en las futuras negociaciones del tratado, que comenzará en el 2023.

“Nuestra relación con el Brasil, específicamente Ande-Eletrobrás, no es de la mejor en la actualidad, ya que quedaron heridas sin cica­trizar luego de una relación conflictiva que se ha tenido con ellos. Eso nos lleva a una cierta tirantez en las nego­ciaciones. Hasta hoy no se ha podido cerrar la famosa con­tratación de potencia para el 2019 y ya estamos en el último mes del año”, indicó a radio Universo AM.

Ing. Ángel María Recalde.
Ing. Ángel María Recalde.

Aclaró, sin embargo, que lo relacionado al acta bilateral no debería afectar la revisión del anexo C, porque son cues­tiones diferentes. “Una cosa es la relación Ande-Eletrobrás y otra es la que se presentó con la firma del acta bilateral, tan promocionada, y otra es la que nos espera en el futuro con la revisión del anexo C del tra­tado”, manifestó.

Recalde, también ex presi­dente de la Ande, mencionó que el gobierno de Bolsonaro ya tiene una posición asumida con respecto al tema y es que la energía producida por la Itaipú sea la más barata posible (desde el 2023). Sin embargo, en Paraguay no se tiene nin­guna decisión aún.

Explicó que se conformó una comisión asesora a nivel de la Cancillería –de la cual él forma parte–, que ya realizó algunos trabajos relacio­nados con el caso, pero no se puede avanzar, debido a que no existe claridad en torno a los objetivos.

“No se ha avanzado en la medida en que uno quisiera; si es que realmente nosotros queremos tener una posi­ción diferente a la que tiene el Brasil, en el sentido de bajar la tarifa al mínimo. Esa es una cuestión que va a caer de maduro y no hacemos absolu­tamente nada, porque va a lle­gar el 2023 y el anexo C se va a seguir aplicando”, relató.

US$ 1.000 MILLONES AL AÑO

De mantenerse esa situación, la tarifa de la energía se redu­cirá a un 40% del valor actual.

Si el país quiere algo diferente a eso, se puede generar un ingreso de 1.000 millones de dólares al año a cada país (a partir del 2023), teniendo en cuenta que en estos momentos la hidroeléctrica paga 2.000 millones de dólares por el ser­vicio de la deuda que se va a liberar, precisó.

SEPA MÁS

­Acta secreta que puso en vilo al país

El 24 de mayo pasado, los presidentes de Paraguay, Mario Abdo Bení­tez, y de Brasil, Jair Bolsonaro, a través de sus altos representantes, fir­maron el acta secreta de la Itaipú, que fue conocida recién dos meses después, tras la renuncia del ingeniero Pedro Ferreira a la presiden­cia de la Ande.

El acuerdo implicaría un grave perjuicio a la empresa estatal, que llegaría a los 270 millones de dólares al cierre del 2022, teniendo en cuenta que para el año siguiente recién están previstas nuevas negociaciones entre los copropietarios de la hidroeléctrica.

El daño que se causaría al país es como consecuencia de la elimina­ción del uso de excedentes por parte de la Ande, que le permite man­tener el precio de sus tarifas. El intento fue ampliamente repudiado por todos los sectores del país y desde el sector político se propuso un juicio político al jefe de Estado, pero no prosperó.