El director de Recur­sos Humanos de la Cámara de Diputa­dos, Julio Cabrera, anunció que la institución legislativa endurecerá los controles de asistencia y permanencia de los funcionarios permanen­tes y contratados. En este sentido, Cabrera indicó que la medida será aplicada desde la quincena de noviembre con la implementación de cinco molinetes que serán instala­dos en los accesos que dan a Río Ypané o 15 de Agosto.

Cabrera explicó además que cada trabajador, a parte de registrar su entrada en el equipo que será instalado, también tendrá que marcar en el reloj biométrico a fin de tener un mayor control no solo de la hora de llegada y asistencia, sino de la per­manencia en la sede legisla­tiva de cada uno de los fun­cionarios. “Lo que vamos a estar verificando la per­manencia de los compañe­ros en su lugar de trabajo. Hemos recibido reclamos de muchos sectores”, sostuvo el director de RRHH.

Asimismo, Cabrera deta­lló que aquellos trabajado­res que no cumplan con las exigencias serán sometidos a sumarios administrativos y corren el riesgo de ser des­vinculados. Añadió que los trabajadores que no estén en sus puestos deberán justifi­car con argumentos válidos su ausencia.

Igualmente, explicó que en el artículo N° 4 del Regla­mento Interno de la Cámara de Diputados se establece que la permanencia del fun­cionario es una responsabi­lidad personal, pero subsi­diariamente es del superior inmediato.

En julio de este año, los pre­sidentes de la Cámara de Senadores, Blas Llano, y de la Cámara de Diputados, Pedro Alliana, anunciaron la com­pra de estos molinetes para controlar a los funcionarios, teniendo en cuenta las cons­tantes denuncias y cuestio­namientos por planillerismo. Llano presentó la propuesta de compra a la empresa Aycom, en la cual especificó que cada molinete tendrá un costo de un poco más de G. 31 millones. Las máquinas llega­ron el pasado 22 de octubre y se iniciaron las instalaciones.