El senador Enrique Bacchetta, miembro y líder de bancada de Colorado Añetete, afirmó que si el ministro de Agricul­tura y Ganadería, Rodolfo Friedmann, está implicado en hechos de corrupción en el Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), tam­bién “tiene que irse”. Consi­dera que todos aquellos que “hacen mal al Gobierno” deben dejar del cargo.

El parlamentario lamentó todos los hechos de corrup­ción que están salpicando al gobierno de Mario Abdo Bení­tez. Indicó que el Gobierno ya fue demasiado manoseado por culpa del actuar de Horacio Torres, ex titular del Indert; y de sus funcionarios salpicados en la rosca.

Respecto a su ex colega y reciente titular del MAG, señaló que no conoce a fondo el caso, pero si se llega a con­firmar que estuvo involucrado señaló que se deben tomar decisiones. “Lo de Rodolfo (Friedmann) es más complejo, tengo que conocer un poco más para dar una opinión. Si es real todo, entonces, comparto que se tienen que tomar decisiones; si se dice que se tiene que tomar decisión contra el que hace mal, bueno, si le toca se tiene que ir”, afirmó el legislador.

En cuanto al jefe de Gabinete Civil de la Presidencia, Bac­chetta señaló que no resulta nada fácil nombrar a la per­sona adecuada para el cargo, tomando en cuenta que el encargado debe manejar prác­ticamente todos los ministe­rios. “Creo que se tiene que tomar el tiempo, pero el que está muy bien posicionado es el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor”, expresó Bacchetta.

COIMAS EN INDERT

En el caso de las coimas en el Indert, el ministro Rodolfo Friedmann está fuertemente vinculado. Como senador, al parecer ya daba órdenes a auto­ridades de la institución para tales o cuales maniobras, según mensajes de Whatsapp difun­didos. Hasta el momento hay dos imputados por la Fiscalía, Enrique Gómez de la Fuente y Carlos Soler, ex gerente de cré­ditos del ente.

Esos mensajes revelan que el ministro Friedmann ejercía influencia y subordinaba a los funcionarios involucrados en caso de coimas del Indert. Los chats dan a entender que el pre­sidente de facto de la institu­ción es él, ya que daba órdenes al ahora ex presidente del ente Horacio Torres.