El ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, deslindó ayer responsa­bilidades tras lo ocurrido en la zona de la Costanera Norte de Asunción, donde en un operativo comando pudo escapar un peligroso integrante del Comando Vermelho, Jorge Teófilo Samudio González, alias Samura. El secretario de Estado sostuvo que él no tiene injerencia en los pro­cedimientos internos de la Policía Nacional y cues­tionó el operativo de tras­lado del criminal.

Villamayor, quien 24 horas antes advirtió a la Policía que muestre resultados concre­tos en una semana contra el crimen callejero, en todo momento se mostró a la defen­siva. Ante la atenta mirada del subcomandante de la Poli­cía, Crio. Eladio Sanabria, el ministro mencionó que no se cumplió con el protocolo de comunicación por parte del director del penal de Embos­cada, Juan Carlos Irala. Llamó la atención la ausencia del comandante de la Policía, Crio. Walter Vázquez, quien se encontraba en el interior del país en el momento de lo ocurrido.

Al ser consultado sobre si no dará un paso al costado, sos­tuvo: “No hay inconvenientes para dar un paso al costado, pero yo no puedo ser respon­sable de los protocolos inter­nos de la Policía Nacional. El ministro del Interior esta­blece políticas, no dirige a la Policía, no dirige el tránsito en la calle. No es responsa­ble de que esté un policía en la esquina y otro policía en la otra porque de lo contrario el comando institucional de la Policía no existiría. Si yo tuviese que tomar esa pre­gunta como referencia, te digo que la Policía es respon­sable absolutamente de nada y, cualquier cosa que ocurra en la calle, aunque sea un choque en la esquina, tendría que terminar con la renuncia del ministro”, argumentó el secretario de Estado.

Explicó que cuando se nom­bra a un comandante de la Policía se le entrega la res­ponsabilidad, pero que tam­poco es el responsable de todo lo que pasa dentro de la Policía y ni siquiera el sub­comandante. “Las respon­sabilidades son personales”, apuntó. Con relación al plazo de una semana que le dio a la Policía, sostuvo que se refe­ría a los motochorros y no al crimen organizado.

Villamayor lamentó el falle­cimiento del comisario Félix Ferrari, tras el enfrenta­miento con delincuentes que lograron liberar al peli­groso narcotraficante del Comando Vermelho. Pro­metió asistir a los familia­res del comisario fallecido. Sostuvo que los objetivos primordiales son la recap­tura de “Samura” y deter­minar quiénes son los cóm­plices de los delincuentes. “Esta es la guerra contra el crimen organizado. Estos son los riesgos que enfrenta la sociedad paraguaya con estos delincuentes. La gue­rra tiene estas peculiarida­des, a veces muere el crimi­nal, a veces muere el policía”, refirió el ministro.