El presidente de la Repú­blica, Mario Abdo Benítez, tomó anoche la decisión de aceptar la renun­cia del ministro de Justicia, Julio J. Ríos, y además dispuso el cambio del actual coman­dante de la Policía Nacional, comisario Walter Vázquez. Esta medida fue tomada por el titular del Ejecutivo tras el atraco a un móvil del Ministe­rio de Justicia en la zona de la Costanera Norte y el rescate de un peligroso narcotraficante, en el que perdió la vida el comi­sario Félix Ferrari.

El mandatario, en su cuenta de la red social Twitter, informó a la ciudadanía cuando sigue: “Ante los graves hechos registrados el día de hoy en la Costa­nera, tomé la decisión de acep­tar la renuncia del ministro de Justicia, J.J. Ríos, y se dispuso el relevo del comandante de la Policía, Walter Vázquez”.

Abdo se “solidarizó” con los familiares del Crio. Félix Ferrari, asesinado por los criminales que liberaron a “Samura”.

Se supo que Ríos no se encon­traba en el país al momento del ataque y, de hecho, fue llamado de urgencia por el mandata­rio ante la gravedad de las cir­cunstancias. Por su parte, Váz­quez se encontraba también en el interior del país. De hecho, llamó la atención que más tem­prano no haya estado en la con­ferencia de prensa que convocó el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, para dar explicaciones sobre lo ocu­rrido en la zona del Botánico. El martes 10 último, Villama­yor, quien por ahora se man­tiene en el cargo, había dado un ultimátum a la Policía para dar resultados ante la inseguridad que atraviesa el país.

J.J. Ríos se salvó a duras penas en el pasado, cuando murieron 10 personas durante una pelea entre facciones del PCC y el clan Rotela en San Pedro, y en ocasión de la toma de rehenes registrada la semana pasada en el Centro de Rehabilita­ción Social de Itapúa. Allí tres presuntos miembros del PCC secuestraron al jefe de Seguri­dad de la penitenciaría e inten­taron huir, pero fueron recap­turados.

DESACERTADO PROCEDIMIENTO

Por otro lado, Prudencio Bur­gos, comisario retirado de la Policía Nacional, manifestó ayer su pesar ante lo aconte­cido en ocasión de la embos­cada al procedimiento de traslado del criminal Jorge Teófilo Samudio González, alias Samura (Comando Ver­melho), desde la Unidad Fiscal interviniente a la penitenciaría de Emboscada. “Es grande el pesar tras la muerte del comi­sario Félix Ferrari; la operación de traslado no contempló los recaudos pertinentes”.

­MENOS TWITTER Y MÁS ACCIÓN

Las autoridades del Ministerio de Justicia, como diversas reparti­ciones del actual gobierno, se han especializado en hacer ruido en las redes, pero deficitar seriamente en materia de gestión. Tal es el caso de las políticas penitenciarias, que atraviesan su momento más crítico, sin ideas para superar situaciones aparentemente sen­cillas como el transporte de un procesado con tratamiento espe­cial. Si las autoridades del MJ destinaran más tiempo a la tarea y menos al “figureteo” inocuo, las cosas podrían mejorar.

SEPA MÁS

La seguridad no se combate con conferencias de prensa

Una vez más, ayer se escuchó de altos funcionarios de la segu­ridad nacional, como Juan Ernesto Villamayor, interpretaciones sobre el luctuoso suceso que acabó con la vida de un joven ofi­cial de Policía, que lejos de aclarar, solo generó más indignación en sectores que están preocupados por los hechos de violen­cia que son el pan de cada día.

Aclarar, ensayar un discurso, no sirve para nada una vez que se descuidan factores mínimos para garantizar la vida y la sociedad en general y las propias fuerzas policiales que quedan a tiro de los delincuentes.