Ex ministros del Poder Ejecutivo rea­lizaron una evalua­ción de la gestión del presi­dente Mario Abdo Benítez y señalaron algunas deficien­cias de este gobierno. El ex ministro de Educación Raúl Aguilera, quien ocupó la cartera durante el período de Horacio Cartes, expresó que el Gobierno dio un paso importante dentro del pro­ceso de la transformación educativa, pero resaltó que el trabajo sobre la propuesta es muy “lento”.

“Yo creo que este gobierno dio un paso importante en el sen­tido de iniciar a conformar la estructura que tiene que trabajar por la transforma­ción de la educación, solo que este proceso es demasiado lento. Deberíamos nosotros a más tardar definir esto en el 2021, 2022. En esos años ya se debe iniciar en el aula el nuevo sistema que responda a superar nuestro déficit en tema de calidad, deficiencia y equidad”, sostuvo.

Añadió también que el ministro Eduardo Petta centró más su atención en “regularizar” administra­tivamente el ministerio, sabiendo que es una tarea más compleja. “Gran parte de su energía en los primeros meses él intentó hacer esto, pero es un trabajo de largo plazo. En los próximos años yo creo que se debe avanzar más rápido en la transfor­mación educativa, fortale­cer todos los programas para la capacitación docente en servicios, trabajar de forma intensa en los programas de primera infancia, se deben racionalizar las escuelas, potenciarlas”, refirió.

INSEGURIDAD

En cuanto al ámbito de la seguridad, el ex ministro del Interior durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos, Orlando Fiorotto, comentó que una de las principales deficiencias en el primer año de gobierno se visua­lizó en la carencia de poli­cías en las calles y la falta de una política en la preven­ción de delitos.

“Se debió observar mayor pre­sencia policial en los barrios a lado de la gente (patrulla terrestre), mayor política de prevención de los delitos, involucrando a la sociedad civil organizada, como hacen los carabineros de Chile. Brindar mayor presencia de la Montada en las calles y en los mercados municipales, también patrullando cerca de las escuelas y colegios. Hacer posible que mayor cantidad de uniformados vayan al extran­jero a fin de tener mayor capa­citación. La política del minis­terio debe seguir dotando de mayores infraestructuras en motos y patrulleras a las comisarías”, manifestó.

Fiorotto añadió también que el gobierno de Abdo Bení­tez deberá en los próximos años “recuperar la autoes­tima del efectivo policial. Debe ser una de las priorida­des que falta cumplir. Apar­tar sin contemplación a todos los uniformados que come­ten delitos, inmediatamente ponerlos a disposición de la Fiscalía para ejemplo de los demás de que no habrá pro­tección. Que la función de la policía se cumpla respetando lo derechos ciudadanos. Acá se debe lograr tener una poli­cía institucionalizada cum­pliendo el deber dentro de las normas legales”.

IMAGEN DAÑADA

En cuanto a la política exte­rior, el ex ministro Eladio Loizaga afirmó que la ima­gen de la Cancillería se vio dañada por el último con­flicto respecto a la firma del acta bilateral de Itaipú. A la vez expresó que hubo varios “traspiés” durante la gestión del ex ministro Luis Alberto Castiglioni.

“Nos reunimos el lunes todos los cancilleres, que repre­sentaban a diversos parti­dos políticos con el fin de ir atesorando, acompañando al Ministerio de Relaciones Exteriores en las políticas de Estado. Hemos ahondado en la necesidad de recomponer la imagen del ministerio, que fue dañada en estos últimos momentos por el conflicto que hubo”, indicó.

Loizaga subrayó entre los principales errores en la administración de Abdo Benítez el cierre de la emba­jada en Israel y el cierre de la misión paraguaya ante la Unesco, en este último caso debido a que el organismo es uno de los principales contri­buidores en materia de edu­cación y cultura. Resaltó que entre los principales logros se encuentra la concreción del acuerdo de libre comer­cio con la Unión Europea, pero agregó que gran parte de las negociaciones se hizo durante el gobierno anterior. “Lo que se puede hablar es que lógicamente se han tenido muchos traspiés en este primer año en el campo internacional”.

Por último, dijo que es impor­tante dar mayor participa­ción al equipo que conforma el ministerio. Expresó que es importante que la política interna alcance un “período de racionalidad” porque la política externa muchas veces no es igual a la proyección de la política interna. “Es nece­sario que esto se estabilice para poder volver a recupe­rar esa imagen que nuestro país tuvo”, sentenció.