Como nunca antes se dio un 15 de agosto en el Paraguay, un silencio atípico y el temor al escrache predominan entre las autoridades del Poder Eje­cutivo al cumplirse el primer año de gobierno del presidente Mario Abdo Benítez. En la fecha se conmemora el 482º aniversario de la fundación de Asunción, pero como no había ocurrido antes, los principa­les actores del Poder Ejecu­tivo solo estarán hoy, a las 7:00, en el acto de izamiento de la bandera para luego ir a “refu­giarse” en sus hogares.

Esta realidad demuestra un contraste con todas las fes­tividades realizadas el 15 de agosto del año pasado en las calles de la capital, cuando se produjo el traspaso de poder de un colorado a otro colorado. Es más, Mario Abdo es consi­derado como el responsable de haber encendido la “mecha” de la discordia al haber firmado con Brasil un acta bilateral a espaldas del pueblo, de lo que es consciente. Para colmo, es el culpable de la suspensión (ayer y hoy) de numerosas activida­des culturales y religiosas pre­vistas con mucha anticipación en el Casco Histórico. Esto per­judica económicamente a los comerciantes de la capital.

Desde su primer anillo comu­nicaron que Abdo Benítez evi­tará emitir un mensaje presi­dencial a la ciudadanía por la fecha, considerada histórica por los paraguayos. El Eje­cutivo vive actualmente un estado de “shock”, reflejado en sus propias autoridades. “Reci­bió esta recomendación para evitar que esté menos atareado debido a que los días fueron tensos”, según sus allegados.

RECONOCE UN AÑO DIFÍCIL

Abdo Benítez calificó ayer a su primer año de gobierno como “difícil” y comentó que es consciente del actual “humor ciudadano”, que se refleja en esta constante expresión de “Desastre ko Marito”.

“Nosotros sabemos que tuvi­mos un primer año difícil; casi seis meses de lluvia, eso impo­sibilitó la normal dinámica de la economía, que obvia­mente impacta en el humor ciudadano. Y bueno… vamos a hacer un doble esfuerzo en este tramo para recuperar la confianza de la gente”, indicó.

Señaló también que realizará a partir de hoy en adelante cam­bios dentro de los ministerios y secretarías, y que redobla­rán los esfuerzos para mejo­rar la calidad de gestión. “Van a seguir habiendo cambios, ya se realizaron ocho y van a seguir. Serán a nivel ministe­rial. Varios cambios ya hubo y seguirán surgiendo. Segura­mente ya estará comenzando en esta semana, desde el 15 para adelante”, sentenció.

Por otra parte, manifestó que impulsará el diálogo con todos los partidos y en especial den­tro de la ANR.

“Necesitamos estabilidad, paz, así como líderes que estén com­prometidos con la democra­cia”, comentó.

SEPA MÁS

“No puedo analizar nada”

El jefe de Gabinete de la Presidencia, Julio Ullón, no supo ayer realizar un análisis respecto al primer año de gobierno del jefe de Estado, Mario Abdo Benítez, evitando así exponerse ante los medios de comunicación.

“No puedo analizar nada, les dejo”, afirmó el funcionario de Estado, quien acompañó al Presidente en la entrega de camio­nes y helicópteros por parte de Taiwán al Paraguay para su uso en la Fuerza Aérea.

Tras la insistencia, solo se limitó en mencionar que “se va a eva­luar”. Tras la última polémica del acta bilateral de Itaipú firmada el pasado 24 de mayo entre Brasil y Paraguay, varios ministros se llamaron a silencio y evitan la exposición ante la prensa.

BAJA EJECUCIÓN PRESUPUESTARIA

El primer año de la administración de Abdo Benítez se vio afec­tado con mayor intensidad en el sector económico, situación que obligó al jefe de Estado a esgrimir la excusa que las falencias se debieron en su mayoría a problemas climáticos que origina­ron la baja ejecución presupuestaria.